Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 22 de noviembre de 2017
BENAVENTE

El PP benaventano no cree que la grabación sea ilegal, entrando en contradicción con el Ayuntamiento

No se trata de una grabación editada ni de una conversación íntima, se pondrá a disposición íntegramente de los medios de comunicación: informa el Partido Popular de Benavente

[Img #16366]El Partido Popular de Benavente, ante las afirmaciones vertidas en los comunicados difundidos por el Ayuntamiento de Benavente ayer y hoy, desea poner en conocimiento de la ciudadanía, a través de los medios de comunicación, que:

1.- Lo que se tilda de “supuesta grabación” que se dice cortada y editada no es más que un fragmento literal de una mucho más extensa conversación de ámbito profesional, no íntimo ni de confianza, entre tres personas y en las dependencias municipales, que ha sido grabada por una de ellas en uso de su legítimo derecho a hacerlo. Por supuesto, se pondrá a disposición de los medios de comunicación la grabación íntegra, de la que resultan extremos tanto o más graves que los hechos públicos ayer en nuestra rueda de prensa.

2.- Lejos de estar en presencia de un delito por parte de quién grabó la conversación, o de quienes la hemos difundido públicamente con la expresa autorización de aquel, lo cierto es que nuestro más alto Tribunal ha establecido de forma reiterada que "la grabación de una conversación que tiene lugar entre dos personas, y que uno de los intervinientes desea conservar para tener constancia fidedigna de lo tratado entre ambos, no supone una invasión de la intimidad o espacio reservado de la persona ya que el que resulta grabado ha accedido voluntariamente a tener ese contacto y es tributario y responsable de las expresiones utilizadas y del contenido de la conservación”, añadiendo que “quién grabó la conversación podrá usar su contenido sin incurrir en ningún reproche jurídico." (Entre otras muchas, Sentencias 883/1994, 178/1996, 914/1996, 702/1997 y 286/1998).

3.- En cuanto a la difusión de la grabación por nuestra parte, el artículo 3 de los Estatutos del Partido Popular, adaptados a la Ley Orgánica 6/2002, de 27 de Junio, sobre Partidos Políticos y a lo establecido por el artículo 6 de nuestra Constitución, nos obliga a velar por la gestión austera, honesta, eficiente y transparente de las administraciones públicas y sus recursos. En función de ello, y debidamente autorizados por la persona que, interviniendo en la conversación, la grabó, hemos difundido una pequeña parte de la misma tanto para informar a la ciudadanía de la espuria actuación de su Alcalde como para contradecir sus afirmaciones sobre la falsedad de lo comunicado por los trabajadores afectados hace pocos días, a los que se tildó por aquel de “mentirosos” y de estar manejados por el Partido Popular.

4.- Dicho lo anterior, es momento ya de hablar de la desfachatez sin medida del Sr. Alcalde de Benavente que, lenguaje tabernario aparte, en lugar de avergonzarse de su actuación, y dimitir, contraataca tildándonos de falsarios por haber editado la grabación y anunciando querellas por doquier contra el PP de Benavente, contra quién grabó la conversación y contra cualquier medio de comunicación que ose difundirla.

5.- El Alcalde además quiere hacer creer a la ciudadanía que lo importante son las formas, disculpándose por la violencia de su lenguaje, pero lo realmente importante es el fondo.; amenazas a trabajadores por pedir el cumplimiento de su contrato, desprecio a la normativa y utilización de dinero, bienes y servicio público, no por principios de buen gobierno, sino dando gusto a su capricho personal, “ese capricho no me lo quito”.

Pues bien, si quiere seguir cargando al erario público sus personales “caprichos”, medios habrá para impedirlo, y si quiere continuar con su huida hacia adelante, nos veremos en los tribunales. Pero, debe tener muy claro que, por mucho que ahora  intente confundir a la opinión pública, los benaventanos ya conocen la verdad  de Luciano Huerga Valbuena, que no es otra  que amenaza con despedir a los trabajadores municipales por atreverse a pedir que se cumplan las condiciones laborales de sus contratos o por criticarle en las redes sociales y, a la oposición y a los medios de comunicación, con represalias por sacar a la luz pública sus vergüenzas. 

Vergonzoso.

 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress