Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Eugenio de Ávila
Sábado, 23 de diciembre de 2017
HISTORIA

La historia del Perfume y la Seducción

Marisa Fernández de Vaquero nos cuenta el origen de esa práctica común en el ser humano

[Img #16907]Eugenio-Jesús de Ávila

 

He de confesar que, desde muy joven, cuando me dejé mi primera barba y el cabello largo, allá, en los años de universitario en Madrid, sentí una atracción especial por los perfumes: quería oler bien, deseaba distinguirme, ser distinto, más en una época en que solo los adultos y las damas se perfumaban. Entonces, elegí patchouli, porque era el aroma de los que éramos hipis aburguesados y rojos de pacotilla, gente con pelo largo y vestimenta a nuestra manera, como forma de manifestarnos contra el sistema político. Cuando maduré, mantuve querencia por ducharme todos los días y perfumarme: Agua Braba, Azzaro, Hugo Boss, Loewe, Esencia de Loewe y Solo Loewe fueron los perfumes que me acompañaron mientras cumplía años y más años. Ahora bien, desconocía, hasta que hablé con una mujer, Marisa Fernández, gerente de la empresa Drogas Vaquero –cumple año 66 años de vida en 2018- que me enseñó la génesis del perfume, desde cuándo los seres humanos gustan oler bien, perfumarse, que el aroma que desprenda su piel, si se me permite la expresión, enamore. 
 

-Ya sabes que perfumarme lo considero una necesidad, pero reconozco que me pierdo en la historia del perfume. Si me introdujeses en su nacimiento, te quedaríamos, tanto un servidor, como nuestros lectores,  muy agradecidos, además lo consideraría como un curso de Historia…
-Voy a ello. La palabra perfume proviene del latín “per” (por) y “fumare” (a través del humo). Hacía referencia a la sustancia aromática que desprendía humo fragante al ser quemada. No obstante, son los franceses, en el siglo XVI, los que utilizan la palabra perfume en su literatura…

-Roma, Francia…¿pero antes el hombre no se perfumó?
-Por supuesto. Algunos ejemplos. Alejandro Magno perfumaba, con su olor, la estancia que ocupaba; en la Edad Media se utilizaban ungüentos aromáticos. No olvides que las religiones siempre usaron perfumes en sus rituales y en casi todas las épocas y culturas. Pero antes que el gran estratega macedonio, fueron los sumerios, una civilización portentosa y enigmática, los que, sobre el 3.500 a.C, desarrollaron ungüentos y perfumes. En la epopeya de Gilgamesh, del año 2.300 a.C, poema asirio, copiado de texto acadios, muchas citas se referían a la perfumería y cosmética. También los sacerdotes egipcios utilizaban aceites perfumados y ungüentos en sus oraciones para elevar el espíritu, como mirra resinada, gálbano, terebinto, olitano, ládano. Para obtener la protección de sus dioses y el tránsito al más allá, los sacerdotes perfumaban y maquillaban las estatuas de sus dioses. Por ejemplo: en la tumba de Tutankamon se hallaron 3.000 perfumes. Incluso puedo contarte que las mujeres egipcias se echaban perfumes debajo de sus pelucas…

-Desconocía la importancia del perfume en civilizaciones tan profundas en el tiempo...
- Y los griegos, tan amantes de la belleza, creían que los perfumes eran un regalo de los dioses. De hecho, en los mercados, los vendedores los anunciaban como fabricados con esencias del Olimpo. También fueron los primeros en el arte de los frascos de cerámica para guardar los perfumes. Cuentan que Sócrates no se perfumaba porque el hombre libre perfumado no se distinguía del esclavo.

-Si me hablas de Grecia, Roma que absorbió filosofía, historia y herencia de la Hélade, también pienso que imitaría a los griegos en la utilización del  perfume…
-En efecto. En Roma, la perfumería y cosmética se expandieron por todo el Imperio. La romana obligaba a llenar la boca de sus esclavos con perfumes para que le soplara en el rostro y cuerpo…vaporizadores humanos. Además, los romanos perfumaban estandartes de guerra, los salones, los vestidos, teatros, animales. Verbigracia: Nerón perfumaba las alas de los pájaros y los soltaban en sus fiestas para perfumar el ambiente…

-Qué delicadeza, que sibarita. Por cierto, Constantino hace del cristianismo la religión del Estado…
-Pues al perfume le fue mal con la nueva religión, porque condenó el perfume, los ungüentos, dado que los consideraba aromas del diablo utilizados para seducir. Ahora bien, en La Biblia se habla mucho del perfume. Recordemos los regalos de los Magos de Oriente –incienso y mirra-al Niño Jesús. Y también que el cuerpo del Nazareno lo envolvieron con lienzos perfumados, una costumbre judía..

-Cae el Imperio Romano, pero perdura Bizancio…
-Así fue. Los bizantinos superan a la antigua Roma. Pero voy a introducir a la civilización musulmana, esencial en el proselitismo del perfume. Los árabes inventaron el alambique para destilar alcohol como soporte de esencias, y elaboraron refinados perfumes como el almizcle, la algaba  y el Agua de Rosas. Mahoma se perfumaba y el Corán promete a los fieles de corazón un paraíso perfumado, hecho del más puro de los almízcleles,  y bellas huríes. Por otra parte, las Cruzadas también favorecieron el intercambio de especies y fragancias entre Oriente y Occidente.

-Me da a mí que el Renacimiento debió significar un punto de inflexión para los perfumes…
-Por supuesto. Date cuenta que se regresa a la cultura grecorromana y, por lo tanto, los perfumes se vuelven a poner de moda, entre otras cosas, para ocultar los malos olores. Es una época de escasa higiene. Las damas no se bañaban, solo se ponían esponjas perfumadas en las axilas y entre las nalgas.

-¿Qué ciudades italianas destacan en la extensión y utilización de los perfumes?
-Sin duda, Florencia y Venecia se convirtieron en las capitales del perfume. La alquimia dio paso a la química. El arte de la perfumería evolucionó al mejorar la destilación y la calidad de las esencias. En Venecia se usaron los primeros frascos de vidrio soplado. Y, cuando emigraron a Alemania y Bohemia, encontraron allí un cuarzo especial, más duro, que les permitió tallar, grabar, pulir y decorar los envases. Porque se puso de moda llevar los guantes perfumados. En un pueblo del sur de Francia, llamado Grasse, se fabricaban y perfumaban, de ahí sus campos de lavanda, jazmín, mimosa, naranjos, rosas. No sé si sabes que Napoleón dio nombre a la colonia.

-Vamos llegando a la modernidad..
-En 1920, un perfumista galo, Fraçois Coty, empieza a dedicar escaparates para un solo perfume. Pero ya Guerlain, en 1828, un químico, perfumero, pionero e inventor, fundó la Maison Guerlain. Abrió un almacén de perfume en París, convirtiéndose rápidamente en el lugar de reunión de la sociedad parisina. 
Todos los borbones se han perfumado con Guerlain. Y la emperatriz María Eugenia, esposa de Napoleón III, con Eau Imperial. También la reina Victoria, la reina Isabel de España y el Zar Alejandro III fueron algunos de sus clientes. Y, en la actualidad, el rey Juan Carlos utiliza el Vetiver de Guerlain. Y no olvidemos el papel que jugó Lalique, maestro vidriero que embelleció los frascos para contener los perfumes.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress