Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Eugenio de Ávila
Miércoles, 7 de febrero de 2018
ENCUESTA

El CIS y las pensiones

Kebedo

[Img #17707]Acaba de publicarse otro resultado del CIS, Centro de Investigaciones Sociológicas, en el que el descenso en la intención de voto hacia el PP es manifiesta. Aumenta Ciudadanos, que le está tomando la medida al centro derecha de una forma clara y notoria, le guste o no a nuestro amigo “el guionista” (Sr. Martínez Maíllo); el PSOE se mantiene “entre dos aguas”, que no saben ni ellos mismos ni traducir ni interpretar; y Podemos se pega el gran batacazo, como era previsible, después de ese ir y venir con izquierdas extremas, extremas izquierdas, independentismos sí, nacionalismos quizá, es decir, querer mamar y morder al mismo tiempo.

Y no deja de ser sorprendente que el PP, aunque haya sufrido ese descenso en sus votantes, siga siendo la formación política más votada teniendo, como tiene, a tanto condenado, imputado y pendiente de ambas cosas en toda España, incluido el mismo partido político por financiación ilegal absolutamente contrastada. ¿En qué cabeza cabe que alguien le dé más dinero al que le está robando?.

Pues la pregunta, que parece de fácil contestación, no lo es tanto si nos paramos a analizar ciertos comportamientos, dignos de profundos estudios sociológicos, en sitios tan peculiares, verbigracia Zamora. Y aquí aparece mi vecina Marisol, con su perspicacia habitual, que me dijo hace unos días  que tiene unos amigos, prejubilados de la banca –privilegiados, para los tiempos que corren- cobrando 2.000 euros de pensión y que le han confesado que votarán sin dudarlo al PP.  Marisol, sorprendida, le preguntó que cómo era eso posible con la que está cayendo y le contestaron que tienen miedo a que, si gobiernan otros de otro signo político, les rebajen las pensiones. 

Estupefacta se quedó mi vecina como estupefacto me quedé yo cuando me lo contó. No por el hecho de que alguien quiera votarle a quien quiera, no faltaba más, sino por el razonamiento. El que alguien, proveniente de la banca en éste caso, que se le supone un cierto nivel de conocimiento y preparación, haga semejante análisis a la hora de elegir a quién va administrar su dinero, a sabiendas de lo que ha hecho desde que está gobernando, no deja de ser, como poco y finamente hablando, desesperante.

No se trata de ser clasista, en cuanto a formación me refiero, pero es evidente  que aquellos que hemos tenido la fortuna de acceder a una enseñanza, como mínimo, media, tendríamos que tener –y querer- que cuestionar determinados comportamientos de nuestros representantes en los escaños que le han sido asignados y pedirle responsabilidades. ¡Cómo alguien puede pensar, a estas alturas, que algún partido político va a rebajarle su pensión!. Pero la realidad es muy tozuda y … eso es lo que hay.

Así que, por mucho que el C.I.S. publique datos en los que aparezca un descenso, notorio y merecido, en la intención de voto de los españoles para con el partido en el gobierno, hay reductos, como Zamora, que tienen sembrada la cosecha, pase lo que pase. Con éstos mimbres no hacemos ningún cesto.

No es de extrañar, por tanto, que se produzcan hechos tan disparatados como que haya instituciones, como la Diputación zamorana, que están dando de lado, incluso poniendo inconvenientes a ideas tan magníficas como Zamora 10.

Zamora 10 es una asociación compuesta por empresarios y comerciantes, participada por Caja Rural y con el apoyo de algunas instituciones públicas, que tiene como fin, a grandes rasgos, el desarrollo empresarial, industrial, turístico y, todo aquello que permita que ésta provincia recupere la sangría de población perdida en los últimos años y recupere un hábito de emprendimiento que permita el establecimiento y/o la creación de empresas en ésta envejecida y depauperada provincia.

A mi modo de ver es una extraordinaria idea, quizá el último cartucho que queda para que ésta provincia no quede convertida en un geriátrico románico, tanto en piedras como en personas, que, venga de donde venga, hay que apoyar con todas las fuerzas y “obligar” a nuestros elegidos a ponerse en primera fila a pelear por la consecución de la misma. Pues de los proyectos que están encima de la mesa ya sabemos que alguien, en lugar de apoyar sin paliativos, está poniendo piedras en el camino con el fin de que Zamora 10 fracase. A pesar de que hay miembros de su mismo partido dentro de las comisiones se ponen zancadillas los unos a los otros. ¿Quién entiende esto?.

Bueno, pues a la hora de votar, ya saben, a los mismos, no vaya a ser que venga otro que le quite la pensión.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Miércoles, 7 de febrero de 2018 a las 14:16
Marino Carazo
Totalmente acertado y contundente

El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress