Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Eugenio de Ávila
Miércoles, 21 de marzo de 2018
SEMANA SANTA

Pies descalzos, en losas de Pasión

Continúa sin arreglarse el pavimento del casco antiguo

[Img #18450]Texto y fotografías: Manuel Herrero Alonso

Iniciada, con el traslado del Nazareno la Semana Santa, que ostenta, entre otros reconocimientos, la valoración de Bien de Interés Cultural, amén de tantas menciones como posee y otras que pudieran llagarle y, a  las que bien puede aspirar, debe agradecerse tal merecimiento, a quien con su esfuerzo lo han hecho posible y, ¡cómo no!, intentar conservar  y, si se pudiera, superar lo existente.

Pero es Zamora y, aunque nos neguemos a verlo, algo tenía que fallar. Es el escenario. Es el que hay, y está como está. Su estado de conservación  no depende de particulares, para eso contamos deberiamos contar con los responsables municipales. Aquí es donde se comprueba, lo poco que le importa, a quienes nos gobiernan,  la celebración religiosa y  el turismo que en esos días llena la ciudad.

Tenemos memoria y sabemos como se encontraba en años anteriores, no mucho mejor. Pero hubo otros tiempos donde en  el casco antiguo, en días previos se realizaba un tratamiento de maquillaje, que si bien no solucionaba los problemas, ni siquiera los atajaba , al menos , conseguía en parte ocultarlos dando una imagen de la ciudad ligeramente más atractiva. Algo que los residentes agradecían durante todo el año.

Ya en Semana Santa, como estamos, no se ha procedido a realizar en la zona histórica, mejora de ningún tipo, parece que los grafitis de las paredes seguirán apoderándose tanto de tantas tapias como hay, como de las fachadas de los paganos particulares. Aunque se espera que, a última hora, pudiera darse un lavado de cara. Para otras cosas  ya no hay tiempo. El pavimento, aun no encontrándose en un mal estado generalizado, que requiera una actuación integral, sí que presenta alguna zona necesitada, que requiere reparación. Bien, porque falten adoquines o estén sueltos o porque hay losas rotas o móviles. Reparaciones que no requieren de una obra costosa, aunque si minuciosa.

                Está previsto y así será, que una multitud, durante más de una semana, transite por toda la ciudad, pero especialmente por la zona antigua. En cómo se encuentra el pavimento no repararan, salvo tropezón, entonces será demasiado tarde, solo quedará lamentar las consecuencias. Para repararlo también es tarde, aun pretendiéndolo, porque el mortero necesita fraguar para alcanzar la consistencia requerida. Así, cuando algún cofrade se atreva a ir con los pies descalzos, su penitencia tiene doble merito, porque pisar en Zamora, en el estado en que e encuentran muchas calles tiene su osadía. 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress