Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Eugenio de Ávila
Martes, 3 de abril de 2018
HISTORIA

Movimiento vecinal: la fuente

En sus orígenes, el movimiento vecinal tuvo un papel relevante, tanto en la lucha contra el franquismo como en la puesta en marcha de una escuela de ciudadanía

Dulita Chambro

En sus orígenes, el movimiento vecinal tuvo un papel relevante, tanto en la lucha contra el franquismo como en la puesta en marcha de una escuela de ciudadanía. La emigración masiva del campo a las ciudades provocó el llamado “desarrollismo”, construyéndose barrios con déficit importantes en planificación y servicios, en donde aflorara la crítica. Zamora resultó ser una de las más deterioradas, según un análisis del arquitecto F. Chueca.
En 1964, nace la Ley de Asociaciones de Padres de Familia, ligadas al Movimiento Nacional, que pronto se transformarán en movimientos vecinales con representación y que, en muchos casos, serán la pantalla de movimientos clandestinos. Zamora y Valladolid, las pioneras.

En 1966, en San José Obrero, se crea una Asociación de Desarrollo Comunitario y, con ello, se obtiene ayuda económica de la Iglesia, pero pronto se convertirá en una experiencia cristiano-marxista. Con la llegada de los “curas rojos” y la fuerza de los vecinos, se cristalizará uno de los hitos del asociacionismo más importantes en esta ciudad: actividades culturales, deportivas, recreativas, autogestionadas por los vecinos. Asociación de padres en colaboración con el centro educativo. La adquisición de una finca: “La Josa”. Campamentos para jóvenes y reuniones clandestinas. Y, en 1976, la manifestación para el vallado y semáforos en la avenida que la cruzaba, en donde otras asociaciones (Pinilla, Sepulcro y Olivares) también participaron, supuso una afrenta seria al poder local. A finales de 1976, nace la AVV del barrio de Olivares; en 1977, la de Espíritu Santo y las de la Alberca, Los Bloques, Pinilla, Ramiro Ledesma. Poco después, la barriada de Asturias.

En 1983, se celebra el primer encuentro de Asociaciones de Castilla y León. Las autoridades locales intentan desmantelar el movimiento. Pero nuevos encuentros regionales y nacionales ofrecen esos años la imagen de fuerza, no solo por cuantas acudían, sino por el contenido de las reivindicaciones. Por ejemplo, en 1983, Zamora presenta la ponencia “Participación de los vecinos en la solución de los problemas”. Y, en 1984, “Participación vecinal en la gestión municipal”.

Surgirán los problemas al poner en marcha una Confederación de Asociaciones CAVECAL, burocratizada, al final de una década, la de los ochenta, en que se destruye todo lo tejido socialmente construido, donde de nada sirvieron las manifestaciones contra la OTAN, y el “estar al loro” llena de droga los barrios obreros. 
No cabe aquí el desarrollo posterior, pero baste con esto para contrastarlo con la realidad actual y las aspiraciones vecinales y políticas expresadas en este suplemento.

 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress