Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Eugenio de Ávila
Viernes, 6 de abril de 2018
DENUNCIAS

El reciente parcheo de la carretera hasta la ermita de Valderrey, una chapuza

Cristo de carretera hasta Valderrey

Texto y fotografías[Img #18717]: Manuel Herrero Alonso

El caso es criticar, dicen, sin motivo, ni fundamento.  En ocasiones resulta hasta difícil denunciar algo. Veamos: llegado el día en que se celebra la romería del cristo de Valderrey, poco negativo, pudiera encontrase. Con nada que acompañe el tiempo, el primer domingo después de  Resurrección y lo animados que somos para la fiesta, el éxito, está asegurado.

Está el Cristo en su sitio y por mal que se dé, no resultara difícil sacarlo en procesión, como todos los años. Está la pradera que, aunque sea tumbados en la hierba, se puede comer la tortilla y los pimientos, y si llueve, el coche pudiera servir. T

También hay mesas, ocho rectangulares de piedra con asientos, una redonda, seis bancos de madera, uno de piedra, papeleras que suman cuatro  con bolsita y todo. Hay servicios, que estarán abiertos ese día, casetas que proporcionan pinchos y bebida y si no a la fuente que resulta más barata y este año con lo que ha llovido no faltará el agua. Craso error, porque la fuente está, pero el líquido no sale por el grifo. No, no lo hay. Un tapón ciego, sella la salida, por lo que no hay agua para beber. Mal menor de todos los posibles que no será muy tenido en cuenta llegando allí.

            Estando allí porque se ha llegado. Y para llegar, hay que recorrer el camino. Por obligación, al estar cortado el paso por las obras del AVE en Valorio, quedan dos alternativas: Desde el polígono, por el camino de La Lobata, donde finalizada la cuesta, el firme se convierte en tierra. Tres días antes de la romería optaron por pasar una motoniveladora sobre el firme de zahorra, que tan mal no estaba. También es posible acceder será solo en coche, desde el cruce de la carretera de la Hiniesta. En cualquier de los casos, habrá que pasar por la carretera  de toda la vida, no hay otra, la que cruzaba el bosque. Ha bacheado, la empresa que ejecuta las obra del ferrocarril y en buena aparte responsable del estado del mal estado de la vía, rellenando los agujeros con pegotes de cemento. Antes de fraguar, sus camiones ya han dejado la huella de sus roderas en lo pretendido reparar. Un apunte, las señales de tráfico están para algo, algunas de la carretera, quedan totalmente ocultas por la vegetación y de esto solo tiene responsabilidad la administración.

 

 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress