Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Eugenio de Ávila
Martes, 8 de mayo de 2018
ENTREVISTA

Alberto Cañedo, el alcalde al que la burocracia quitó del cargo

Pendiente de que la juez se pronuncie por la suspensión de la condena de 255 días de prisión por no poder hacer frente al pago de indemnizaciones, costas y multas o de que el gobierno se postule con la petición de indulto

[Img #19260]Empecemos por recordar cómo se abren las ilusiones. ¿Cómo inicias tu papel político?

Empezamos a formar lo que ahora llaman una candidatura ciudadana con gente que nunca había estado en política. Buscábamos la respuesta a lo que había, unos exsocialistas que formaron el SIEX enfrentados al PSOE que venía  de Alianza Popular con una historia llena de tensiones. Siempre había visto el ayuntamiento como una herramienta y en el pueblo estaba todo por hacer. Me eligen candidato en una asamblea y buscamos una agrupación de electores o un partido instrumental. Lo encontramos en la Plataforma Socialista Democrática Extremeña que eran socialistas a los que habían echado por estar en contra de la corrupción que emergía. Y nos autofinanciamos. Y conseguimos representación.

¿Y cómo se abren los truenos?

Por diferentes cuestiones aprobamos una moción de censura contra Alfonso Bueno, alcalde por el PSOE, tras la dimisión del representante del SIEX que sufrió ataques y denuncias del PSOE hasta que dejó su cargo. Los candidatos a ser alcaldes tras la moción, sufrimos todo tipo de presiones, ello hizo que los demás se descartarán. Quedé yo, y la ganamos. Y me avisaron “Vas a pagar cara la moción de censura”. Y así ha sido.

¿Cómo fue el ser alcalde, qué ideas llevabas en el morral?

No sabía cómo funcionaba un ayuntamiento. Tenía experiencia con grupos y en el movimiento asociativo, pero ni idea de cómo era la administración por dentro. Teníamos clara la máxima de la educación ambiental: Piensa Global, actúa Local. Y nos ha acompañado hasta ahora.

 Lo primero que pedí a los funcionarios es que me ayudaran a no acabar inhabilitado. Cuando entras, llama la atención es que en un ayuntamiento no puedes hacer nada sin el consentimiento del secretario. Me pareció todo muy arcaico, con la toma de decisiones poco eficaz, procedimientos farragosos. Así que lo de confiar la labor política a funcionarios que no están motivados no es nada provechoso porque siempre respondían: “eso no se puede hacer”. Precisamente, no  nos habíamos presentado para no hacer. Estábamos en el ayuntamiento `para hacer política. Y la política está en el comprar pan y en cada decisión que uno toma en la vida. Así que en pos de esa política tienes que aprender de otros alcaldes y de aquel técnico que sí piensa como tú. Lo que he aprendido y lo que es denunciable dentro de un ayuntamiento daría para otro libro.

¿Ya no crees en la política?

Al contrario, la política es la que te da la oportunidad de hacer cosas, es una herramienta. Carcaboso es un municipio libre de transgénicos y se ha declarado insumiso al TTIP, y es fruto del trabajo de la gente del municipio y de un equipo que conseguimos crear y que nos llevó a representar al pueblo con mayoría. No podemos dejar en manos de jetas, la política. Apáticos los hay de izquierdas y derechas. Pero si crees que puedes hacer algo por tu comunidad, hazlo. Con el trabajo en común se consigue.

En estos momentos, la política es más necesaria que nunca.

 

 

¿Qué más cosas habéis conseguido?

Creo que lo más importante que se ha conseguido ha sido generar un sentimiento colectivo positivo como municipio. Hace unos años, preguntabas en Carcaboso por el pueblo y era común escuchar que no había nada… Ahora y a pesar de las noticias que genera mi caso, cuando se  preguntó a las participantes de un programa infantil de radio sobre noticias a destacar de Carcaboso, contestaron: ¡Carcaboso es el pueblo más ecológico de España!

No lo es, pero es importante que la ecología se vea como un valor positivo y que haya sentimiento de orgullo en ello.

Todo eso lo hemos conseguido  con el pueblo. Y no digo pueblo como espacio físico, si no como personas que lo hacen posible.

 Un senado de mayores. Asambleas infantiles. Abrir el ayuntamiento a la participación de los ciudadanos. Implementar un modelo de resolución de problemas trabajando conjuntamente sociedad y administración. Crear una plaza abierta de debate alrededor de una fuente para peregrinos que no existía. Retiramos la asignación a las asociaciones que gastaban fundamentalmente en fiestas, a cambio cubríamos los gastos de sus actividades. Creamos un centro agroecológico. Fracasamos en una cooperativa mixta para parados que llegase a gestionar las basuras. Si tuvo éxito los huertos para el autoconsumo. Tenemos banco de tierras. De ahí han salido autónomos, una fábrica de conservas, un gallinero comunitario. Y cambiamos el césped de los jardines por huertos y frutales que se reparte, su producción, entre la gente. Somos Premio CONAMA a la sostenibilidad en pequeños y medianos municipios, y Premio Unesco Comunidad Sostenible.

No hay mejor forma de enfrentarse al Sistema y vencerlo ¿Consecuencias?

Todo se enmarca en un paisaje caciquil y esa familia que ha mandado toda la vida. Para que se entienda, cuando salgo elegido, uno de ellos entra gritando en el ayuntamiento: vais a ir todos a la cárcel por ayudar a éste. Imaginen el circo en el que se convirtieron los plenos en donde hubo que llamar a la Guardia Civil. En dos años, presentó setecientos requerimientos informativos. Casi tantos como habitantes tiene el pueblo. Amenazó con pegarme. Me voceaba. El secretario, a petición mía, redactó una resolución para que pidiera todo por escrito, y será esa resolución, del todo legal, por la primera que me condenan.

Esa es la primera vez que consiguen llevarte al juzgado

Esa es la primera que prospera. Me han denunciado un montón de veces más, pero solo han prosperado tres. Denuncian en el juzgado porque dicen que  no contesto los requerimientos. Estaban contestados todos en 2000 folios. Fiscal y juez archivan provisionalmente porque no creen que haya indicios de delito. Recurren que hay cinco sin contestar (es falso, algunos contestados varias veces) y el fiscal  cambia de opinión y pide condena por prevaricación de nueve años de inhabilitación. El asunto ocurre entre 2007 y 2014, cuando sale la sentencia, dimito. En realidad, todo el procedimiento es un cúmulo de trampas para que cayera en una: no le diese un permiso, no le mostrara un documento, porque ni los leía. Por eso no eligen el contencioso administrativo para denunciarme, van directos por el penal. Nos buscan transparencia en el hacer de un alcalde, buscar acabar con él porque el ayuntamiento era de la familia y se lo he quitado.

Me condenan por tardar en contestar, algunos, cinco meses. La jueza tardó diez meses en dictar sentencia y no ha sido denunciada. El PP tiene 2000 preguntas sin contestar en Extremadura. Yo presenté recurso a la Audiencia Provincial y no conseguí nada. Lo presente al Tribunal de Estrasburgo, y tampoco. Esperé a dejar la alcaldía hasta que se ejecutara la sentencia. Y por ello los Bueno me denuncian por desobediencia al no abandonar el cargo, que me entero de ello por la prensa. Dimito. Voy al nuevo juzgado que lleva el nuevo caso, le señalo que parte de la documentación está en otro juzgado y explico la razón, pero empieza a investigar sin pedir esa documentación. Con la primera sentencia ya soy criminalmente responsable de delito de prevaricación.

¿Y eso afecta a la causa de prevaricación urbanística?

Claro. Al ir contra mí por lo penal, sin utilizar la vía administrativa, han conseguido que las condenas sirvan para tener antecedentes penales, lo que complica más mi situación.

El constructor de unas viviendas pasa apuros. Hacienda comienza a embargarle. Había ya pedido importantes sumas a los futuros propietarios, que podían perderlo todo si no contaban con la licencia de primera ocupación. Aunque no estaban acabadas, conseguí que el constructor asegurara su finalización correcta a través de firmar un aval, y se les dio el permiso. Pero que no lo consideró válido Iberdrola. Los vecinos entraron con luz de obra. Todo una suma de problemas de los que nadie salía beneficiado. A eso se añade que el aval caduca y que el beneficiario no es el ayuntamiento sino la Caja de Ahorros. Y acabo denunciado por estos vecinos y por los Bueno por prevaricación urbanística. Me piden 80.000 euros que no puedo pagar. Me espera la cárcel por intentar que esos vecinos no perdiesen sus casas.

¿Recurriste?

Sí, y me condenaron a 36.000 euros más por responsabilidad civil. Ahora estamos pendientes de recurrir al tribunal europeo. No hay enriquecimiento ilícito. Pero el miedo que paso yo y mi familia es un empobrecimiento no sólo mío, sino al que se condenan a una experiencia municipal diferente que buscaba ayudar a la gente y contar con ella. Y eso en este país caciquil, ni políticos ni jueces van a consentirlo. Pero no me rindo

¿En qué circunstancias actuales estás?

Estoy pendiente de que la juez se pronuncie por la suspensión de la condena de 255 días de prisión por no poder hacer frente al pago de indemnizaciones, costas y multas o de que el gobierno se postule con la petición de indulto.

La prisión es sustitutoria del pago de multas, por lo que se demuestra que en esta tierra nuestra, el que tiene dinero sufre bastante menos el peso de la ley que el que no lo tiene.

Y mientras pueda, estoy contando esta historia por todos los rincones de la península, porque es importante que la gente la conozca y seamos más. Lo que me ha pasado a mí es el resultado de enfrentarme a los grandes poderes políticos desde una posición muy humilde. Si somos más, no solo nos ayudamos, si no que nos protegemos.

Todas la información sobre el caso y las sentencia íntegras en www.apoyoalberto.com

Y firmas de apoyo en www.change.org, Indulto Alberto Cañedo.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress