Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 28 de mayo de 2018
HISTORIA

La historia del campamento y minas nazis de wolframio en la sierra de Trevinca

Allí llegaron a trabajar, entre 1942 y 1944, 463 presos republicanos de toda España, que cobraban ocho pesetas al día y así pagaban sus penas en cierta libertad. Ahora, la falta de iniciativas turísticas han dejado abandonadas unas instalaciones que fueron arrasadas, en parte, por lenguas de barro y pizarra, provocadas por las intensas lluvias del año 2010.

[Img #19698]Por Colectivo el Huerto del Pozo

 

La participación alemana que afianzó la victoria del bando nacional sobre el Ejército Republicano durante la Guerra Civil se saldó mediante el acuerdo por el cual España abastecería a la Alemania nazi con importantes cantidades de alimentos, como aceite de oliva, cereales, naranjas y otras materias primas de interés bélico. Un claro ejemplo de esto último es el caso del wolframio.

 

Una de las cualidades que posee este elemento químico es que presenta el punto de ebullición mas alto de todos los metales, lo que le confiere una gran entereza a las altas temperaturas. Aleado con acero, aporta a este una tremenda dureza y resistencia y la industria armamentística del Tercer Reich, conocedora de sus cualidades y tras el bloqueo naval británico en China, India y Birmania, entorno al año 1940, convirtió al entorno de Trevinca en prácticamente su única fuente de abastecimiento.

 

El gobierno franquista autorizó a los alemanes para organizar dos empresas destinadas a la explotación del wolframio en Galicia. Estos se dirigieron a dos zonas; al conjunto minero en Santa María de Casaio, más conocido con el nombre de Los Alemanes y perteneciente a Carballeda de Valdeorras, y a la comarca de Carballo.

 

La actividad minera en las proximidades de Trevinca la podemos dividir en cuatro períodos históricos: El primero, bajo capital belga, entre 1913 y 1928. Después, pasaría a nutrir a la empresa bélica alemana (1937 y 1945), destinada, principalmente, al endurecimiento del blindaje de carros de combate y puntas perforadoras para obuses. La mina fue reactivada en el año 1954, durante la Guerra de Corea, para cubrir la demanda del ejército norteamericano. Desde 1954 hasta 1963, empresas privadas de la zona continuaron su explotación hasta su cierre definitivo.

 

Entre 1937 hasta el 1945, el complejo minero contó con unos 20.000 trabajadores oficiales. Parte de la extracción fue realizada por prisioneros políticos antifascistas, los cuales podían reducir sus penas, generalmente de entre 12 y 30 años, a través del trabajo.

 

El valor que alcanzó el wolframio durante los años decisivos de la contienda permitió al Banco de España recuperar parte de sus fondos y saldar su deuda con Alemania. Muchos de los beneficios que se generaron procedían del estraperlo, economía sumergida que ayudó a numerosas familias durante la dura posguerra, y de la compra del valioso mineral por ingleses y estadounidenses, con el objetivo de frenar los suministros alemanes.

 

A medida que se evidenciaba la derrota de las fuerzas del Eje, el régimen de Franco procuró desvincularse del nazismo, ocultando o destruyendo documentos. Así, el 25 de abril de 1945, día de la capitulación de Alemania, Georg Burk, ingeniero alemán destinado en las minas de Trevinca-Casaio, ordenó volar la sala de máquinas, en lo que se cree que fue un intento por evitar que cayese en control aliado.

 

Actualmente, la mina Los Alemanes en Casaio, próxima a Trevinca, es un monumento en ruinas que rememora una época marcada por el hambre y la guerra, atestiguando la importancia que tuvo esta industria minera en el transcurso del conflicto bélico más devastador de la historia.

 

Más info: http://elhuertodelpozo.blogspot.com.es/2018/05/campamento-y-minas-nazis-en-trevinca.html

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress