Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Beatriz Recio Pérez
Martes, 29 de mayo de 2018
DAZ (DEFENSA ANIMAL ZAMORA)

Benavente, vergüenza nacional

Miriam García Martín, presidenta de DAZ

[Img #19704]Un año más asistimos a la impunidad con la que Benavente se dispone a llevar a cabo el maltrato en la plaza pública, un año más los que empatizamos con el sufrimiento de los otros tenemos que asumir que algunos animales sí pueden ser maltratados y además se permite que sea una tortura pública y para mayor vergüenza del ser humano, sufragada, apoyada y organizada por las Instituciones que son de todos.

Un año más la ciudad zamorana de Benavente se convierte por un día en la vergüenza de nuestro país, se une a la lista de ciudades conocidas por el dudoso honor del maltrato hacia los animales: Coria, Algemesí, Tordesillas…

En el año 2018 torturar a un perro es un delito, pero si es un toro es “diversión”, en el año 2018 lo importante para el Ayuntamiento de Benavente es que los asistentes no lleven un envase de alcohol demasiado grande, pero da igual atar una soga a los cuernos de un toro y que en medio de miles de personas gritando y jaleando, aterrorizado, deba sentir como tiran de él y deba recorrer los metros que le llevarán al descanso, al matadero.

¿De verdad los benaventanos no saben divertirse sin el dolor ajeno?, nos cuesta creerlo, pero ahí está la prueba.

Las personas que no toleramos la crueldad hacia ningún ser sintiente, las personas que nos oponemos a cualquier tipo de maltrato, esperamos que en pocos años esto sea un mal recuerdo del pasado, de momento y mientras dependa de los políticos actuales tenéis ganada esta batalla, pero la guerra la ganarán la ética y la razón, el respeto a cualquier individuo sea de la especie que sea.

Vosotros lo sabéis, tenéis miedo a la evolución y así nos lo trasladáis en privado en numerosas ocasiones. Ojalá “Hacendero” sea el último Torito del Alba porque en Benavente también colocan una maroma a un novillo, si, no sólo a dos toros adultos, “Rastreador” y “Bohemio” sino a uno que destinan a los más jovencitos de esa ciudad, ese es el regalo a los niños, un toro de dos años de edad cuyo destino es el mismo que el de los otros dos; una soga, el terror y la muerte.

Ojalá Hacendero, Rastreador y Bohemio sean las últimas víctimas, ojalá no tengamos que volver a gritar, “Benavente, vergüenza nacional”.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress