Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Eugenio de Ávila
Miércoles, 6 de junio de 2018
DENUNCIAS

Conviene actualizar los vados,pero también el reglamento

El actual, del 2001 está obsoleto

[Img #19893]Texto y fotografías: Manuel Herrero

 

Hay coches que se aparcan solos, eso dicen. Valiéndose de ciertos  parámetros, realizan sus cálculos, giran lo preciso y  el vehículo queda  estacionado en su sitio, sin que el conductor tenga que hacer maniobra alguna. Uno de tantos adelantos, la técnica ha evolucionado en los últimos años, conducir ya no es lo mismo. Los reglamentos de circulación han ido adaptándose a esta evolución, para mantenerse al  día y servir a las situaciones actuales.

En esta pequeña ciudad pocas cosas cambian: hay ordenanza por la que se regula la entrada de vehículos a los inmuebles, pero  data del año 2001. Ha pasado mucho tiempo desde aquel entonces. En esos nueve folios, se especifican las diferentes clases de vados y las circunstancias que deben darse para que tenga un carácter u otro. Así, como la señalización a usar. La horizontal que consiste en una línea amarilla de 10 cm  de ancho, pintada en todo el bordillo  con longitud igual al ancho de la entrada, cosa que en pocos garajes puede verse. Como la vertical, que se corresponde con la placa en puerta o fachada con número troquelado, y características que entre otras, puede indicar su carácter laboral, nocturno o permanente.

  Los años pasan, las placas oficiales pierden color, los vándalos las rompen, las pintan las arrancan y dejan de cumplir esa misión de ser visibles y por tal, advertir  que delante de esa entrada no está permitido estacionar. Los propietarios tienen que arreglárselas por sí mismos, añadiendo otros indicadores, más llamativos de mayor tamaño, con  letras grandes, todo vale para hacer  notar, donde hay un vado, que debe ser respetado. Pero no es legal completar, modificar o añadir cualquier tipo de elementos o anagramas, considerándose infracción grave el incumplimiento de esta prohibición y por lo tanto puede ser sancionable, aunque no se lleva a cabo, advertir de otra manera la presencia de un vado cuando el indicativo legítimo está incapaz. Valiéndose de la picaresca, hay quien elude ciertas responsabilidades, sirviéndose de la colocación de un distintivito disuasorio del estacionamiento en el lugar. Una práctica contra la que no actúa la administración local, porque no quiere, pues está facultada para iniciar de oficio la concesión de vados  en los casos en que ya se use como garaje pero no se hubiera solicitado tal licencia, quedando incluido en el registro de vados y sujeto a sus obligaciones, llámese pago. Pues ni por el afán recaudatorio son capaces.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress