Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Eugenio de Ávila
Miércoles, 6 de junio de 2018
EL HONOR DE LA PALABRA

¿Por qué Rajoy no dimitió el jueves en el Congreso de los Diputados?

Eugenio-Jesús de Ávila

[Img #19907]La pregunta me resulta pertinente: ¿Por qué Mariano Rajoy dimitió ayer, martes, 5 de junio, y no el jueves pasado? Mi hipótesis: el ex presidente del gobierno quería evitar que Ciudadanos pudiera ganarle en las urnas y terminar con el dominio el PP sobre el centro derecha y presumir que solo lo había sacado del gobierno una moción de censura del PSOE más los separatistas e hijos de ETA. Así anulaba un potencial éxito electoral de Albert Ribera, la formación que más ha sufrido esta moción de censura de Sánchez. Con ello, el bipartidismo, ese reparto tácito del poder entre PSOE y PP se aseguraba unas legislaturas más. Así, los socialistas, un partido a la baja, muy dividido internamente, podrá recomponerse desde el poder, mientras el PP se regenerará en la oposición. El objetivo anular el potencial electoral tanto de Cs como de Podemos.

 

Y antes de proseguir con las cuitas populares, una gracia de Rajoy en la entrevista, sorpresa, en el programa de Herrera, don Carlos, realizada a la primera hora de la mañana de hoy. Le suelta al médico-periodista que en la vida hay otras cosas que la política. Pues ha tardado en darse cuenta 37 años. Tiene 62 años. Es decir, aunque viva otros 30, su vida la dedicado a la res pública. Una persona que aprueba, con 24 años, el más joven de España, la oposición más dura que existe junto a Notarías, Registrador de la Propiedad, que exige una memoria portentosa, prefiere dedicarse a la política que a una profesión que rinde extraordinarios dividendos.

 

En esa misma entrevista, se jactó de que lo hubieran desalojado del ejecutivo a través de una moción de censura y no de las urnas. No hay otra lectura, pues, a su dimisión ayer, martes, que el jueves pasado. Si Rajoy hubiese sido un patriota, habría convocado elecciones y evitado la Presidencia de Pedro Sánchez. Pero insisto que el enemigo es Albert Rivera y que el nuevo presidente del ejecutivo es solo su rival. El PSOE nunca le "robará" electores al PP; la formación naranja, sí.

 

Descendamos a lo nuestro, al paisano Martínez-Maíllo: ¿Qué será de él, de su brillante carrera política? Pues, seguirá siendo diputado hasta unas nuevas elecciones legislativas. ¿Y mantendrá su cargo de privilegio, coordinador general del PP, para el que fue designado, personalmente, Rajoy? Fernando debería presentar su dimisión toda vez que su cargo se la debe a un político que lo ha dejado casi todo. Y, de cara al futuro, si ahora no se va por propia decisión, cesará en el próximo Congreso del PP, que se celebrará en el próximo mes de julio, cuando muchos populares se encuentren casi morenos. Y no quiero imaginarme lo qué será de él si Dolores de Cospedal sale, de alguna manera, triunfante de ese cónclave. La ex ministra de Defensa ha soportado a los pretorianos de Sáenz de Santamaría con resignación. La venganza será horrible.

 

¿Qué sucederá, mientras, en el PP de Zamora? Martínez-Maíllo lo ha tenido siempre bajo control, aunque la gestión de Martín Pozo en la Diputación le ha disgustado profundamente. No me extraña. No creo que Mayte quiera repetir otro mandato en el Hospital de la Encarnación. Prefiere irse al Senado, una cámara en la que se vive mejor que Dios en el Cielo, solo que aquí pasa el tiempo y ahí arriba no existe. Y los que lo deben todo a Soraya Sáenz de Santamaría también lo van a pasar mal. La pequeña política de Pucela, que ha controlado la política nacional a través del CNI y prensa -nunca ha recibido una sola crítica de la Sexta, Cuatro, SER y El Pais-, que ha ido deshaciéndose de todos sus rivales-camaradas políticos del PP, no tiene futuro inmediato como lideresa de los populares. Por lo tanto, sus oficiales, entre ellos Clara San Damián perderán poder y tendrán que buscarse la vida por su cuenta. A la moralina solo le quedan las elecciones locales, siempre que el partido la designe como cabeza de lista para el Ayuntamiento de la capital y que el resultado le permita pactos con otras formaciones para formar gobierno.

 

En breve, comprobaremos quién es el favorito/a para hacerse con la capitanía de la nave popular por los movimientos de los que ahora se han quedado sin Mariano Rajoy, el hombre que ha confesado que no todo en la vida es política después de dedicarle 37 años. Los españoles, incluso los que creen en la derecha, le hubieran agradecido que se hubiera dado cuenta mucho antes.

 

El PP solo se regenerará con políticos sin pasado, que no se hayan manchado y que posean un sólido bagaje ideológico.  La derecha española solo regresará al poder cuando no se avergüence de su ideología. El PP de Rajoy fue una formación sin alma, pero preñada de materialismo, no el dialéctico. Ahora toca purgarse. Llegó el momento de la catarsis.

 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress