Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Eugenio de Ávila
Sábado, 9 de junio de 2018
NACIÓN

El nuevo gobierno

Kebedo

[Img #19954]He de reconocer que,  a mí como a casi todos, políticos incluidos, nos ha cogido de sorpresa la moción de censura, no como tal, ya que es una figura constitucional y, por lo tanto,  perfectamente legal y legítima, sino que saliera adelante. En un principio me pareció que incluso al mismo Pedro Sánchez le pilló un poco a contrapié, pero después de ver lo que ha ocurrido estos días y de comprobar la alineación del nuevo gobierno no parece que esto sea fruto de una improvisación ni que no estuviese ya pensado y madurado.

En principio hay que hacer una crítica a aquellos que, a su vez, critican al nuevo presidente por no convocar elecciones. Se entiende la pataleta, pero hay que recordar que durante los dos días que ocupó la moción de censura, el Sr. Sánchez le brindó varias veces al Sr. Rajoy la oportunidad de dimitir o de convocar él nuevas elecciones. Por lo tanto, a mi modo de ver, la primera crítica debería llevársela Don Mariano por no hacer ni una cosa ni la otra, como siempre, como Don Tancredo, quieto.   Don Mariano, que será otras cosas pero no tonto, sabía muy bien que si convocaba elecciones iba a darse un batacazo de la magnitud del que se dio su correligionario, aquel “Pepito Grillo” llamado Antonio Hernández Mancha, hace una treintena de años. Por cierto -como recordatorio para aquellos que se echan las manos a la cabeza por las mociones de censura- perdió una moción de censura contra Felipe González en 1987 y quedó defenestrado para los restos, tanto en la política como en su propio partido. Repito, las mociones de censura son siempre legítimas, las proponga quien las proponga.

Y como muestra, un botón. Me encuentro con mi vecina Marisol que, toda eufórica, me dice que está encantada con el nuevo gobierno, que le parece un equipo de profesionales, que son gente muy preparada, que la mayoría ya tiene experiencia en cargas de responsabilidad, tanto políticos como institucionales y que, además, está repleto de mujeres.  Eufórica!, repito. Y me añade que le parece que es un sentir muy general, que en la gente de la calle se nota una alegría parecida –dice ella- a la que se produjo en la transición con la aparición de aquel Felipe y aquel PSOE, que tantas esperanzas trajo a una España en blanco y negro, recién salida de una era atrabiliaria y amordazada –de qué me suena a mí eso- que teníamos mucha prisa por dejar atrás. Desgraciadamente, esa primavera no tardó en tornarse en otoño por determinados casos de corrupción y negrura gubernamental como el caso GAL  u otras lindezas que nos hicieron ver que no era oro todo lo que relucía. Y las elecciones pusieron a los corruptos en su sitio, como debe de ser.

Insiste Marisol diciéndome que parece como si se abriera otra vez la ventana y empezásemos a refrescar esa habitación que olía ya a rancio, a encerrado, a humanidad poco higiénica y a dejar entrar ideas refrescantes, a recuperar la educación pública, la sanidad pública, el reparto de la riqueza, la apertura a todo tipo de opiniones y discrepancias sin necesidad de censuras ni controles de medios de información.

A propósito, me dice Marisol, ¿sabías que el Sr. Núñez Feijóo, próximo candidato a mandamás del PP, ha prohibido que en el parlamento gallego se hable de la condena por corrupción al PP?. Así, por decretazo, la corrupción del PP no ha existido, lo dice el señor Feijóo. Toma ya!!!.

El mayor problema del PP, creo yo, no ha sido la corrupción, su mayor problema ha sido negarla. No pueden seguir llamándonos a todos gilipollas, con perdón. Se han pasado años diciendo que hasta que no hubiese una sentencia judicial no había culpables y ahora, que ya la hay, ponen en duda la honestidad de los jueces que han fallado de esa forma. Señora Cospedal, Señor Hernando, eso es impresentable. Se piensan que negando la premisa mayor del silogismo lógico, éste queda invalidado. Repito, impresentable.

Volviendo al nuevo gobierno, termina Marisol con un razonamiento sencillo y afirma que efectivo. Si el nuevo gobierno no le gusta al PP ni a Ciudadanos porque dicen, les da alas a los independentistas y a los terroristas y, por otro lado, tampoco le gusta a los PdCats, a los Bildus, a los ERCs porque dicen que es un gobierno hecho para dar gusto al PP y a Ciudadanos, quiere decir que el PSOE ha acertado en la confección.

Lo que realmente ocurre es que han quedado todos retratados. Ni Ciudadanos, que estaban esperando unas anticipadas para quedarse con el mando según sus prospecciones electorales, ni Podemos, que pensó que iba a convencer a Sánchez para que le dejara algo que rascar en el nuevo gobierno, ni el propio PP, que nunca pensó que esto saliera adelante y creyó que las aguas volverían a su cauce sin hacer nada, como siempre. La foto le ha salido movida a todos.

¿Y ahora, qué?. Pues que tenemos nuevo gobierno, nuevas caras, nuevos aires, nuevas esperanzas y ganas de que las cosas funcionen para todos, no solo para algunos. No es un gobierno que tenga pinta de estar diseñado para pasar un rato. Hay personas en éste equipo muy bien preparadas, que han dejado cargos de relevancia, y sueldos también, para unirse a éste proyecto. Y eso no se hace para estar tres meses sino que parece estar pensado para permanecer y para recuperar muchos derechos que nos han querido hacer creer que eran privilegios.

No hemos tenido la culpa de la crisis, pero nos la han cargado a nuestras espaldas mientras otros se forraban.

 Por lo tanto, es imperativo que se cree trabajo de verdad, de calidad y bien remunerado, de que se recuperen las prestaciones sanitarias, de que las pensiones se equiparen al coste real de la vida, de que la educación universitaria vuelva a ser asequible a todas las economías.

Es imperativo hablar con Cataluña. Ojo, que hablar no es conceder. Hasta ahora, que yo sepa, ni tiene sangre azul ni hacen deposiciones con olor a colonia, por lo tanto no son mejor, ni peor, que nadie. Pero habrá que decírselo y habrá que saber explicar en los foros internacionales qué es lo que realmente ha pasado en esa autonomía. Habrá que decirle al mundo que han querido saltarse la Constitución a la torera y pasarse las leyes por el arco y es por ello por lo que están en la cárcel los que están, no por ser presos políticos, que no lo son. Y eso, hasta ahora, no se ha dicho en ningún lugar.

Y es imperativo también que suban las cotizaciones de las empresas del IBEX35 y de que aumenten los beneficios de su cuenta de resultados, naturalmente. La economía se basa en eso y no tiene que estar reñido con todo lo anteriormente mencionado.

Así que mucha suerte a ésta nueva alineación, porque su suerte será la nuestra.

.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress