Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Eugenio de Ávila
Miércoles, 13 de junio de 2018
FUENTES

Verdes, pero que muy verdes, las aguas de las fuentes ornamentales

Si se hallaban muy mal, pero se encuentran ahora

[Img #20027]Texto y fotos de Manuel Herrero Alonso

 

Hubo propósito, reconociendo el estado en que se encontraban las fuentes ornamentales de la ciudad, se procedió con buen criterio a la reparación de alguna de ellas, las que necesitadas parecían. Traducido a euros 60.500 nos costó. El plazo fijado para que estuvieran operativas  fue la primavera, sí que se cumplió y todas en funcionamiento están. Y todas, o casi todas, con el agua sucia y verde. No es que se trate de un efecto decorativo. Llamativo, sí que lo es, porque bien que llama la atención, que el interior de las fuentes este del mismo color que el césped que las rodea.

 

Que el aspecto ofrecido sea pésimo, no es lo peor. El agua está contaminada. El color verde es característico de la presencia de algas, con ellas conviven hongos y bacterias, que se propagan  en el líquido y que lo harán con más facilidad cuando las temperaturas sean altas, que será no tardando. A falta de limpieza y desinfección, como bien es notorio,  los microorganismos se desarrollan con facilidad. Sus efectos no quedan limitados a lo que acontezca solo en el vaso. El agua es lanzada por los chorros  ornamentales por encima de la línea de flotación, que por su propio peso retorna. Pero parte, se pulveriza al medio. Dependiendo del viento, puede incluso propagarse a bastante distancia. Tenemos el resultado de que si el líquido  se encuentra contaminado, se está enviando microorganismos al aire. Teniendo en cuenta que las fuentes están en el casco urbano, en plazas concurridas o junto a parques infantiles, pudiera darse el caso de transmisión de enfermedades por esta causa.

 

Una foto, de varios responsables del equipo de gobierno, dio en su día cuenta de la empresa. Habían reparado las fuentes. Poco tiempo ha pasado desde aquel acto propagandístico, no estaría mal que lo repitieran con el estado actual. Probablemente la sonrisa no será compatible. Menos aun si el lugar elegido es la buchina al lado de la entrada aparcamiento, en Príncipe de Asturias, fíjense bien, han cobrado por hacer esta chapuza, donde pasando cuatro días ya la mitad de los chorros no funcionan. Concluyendo: invierten en obras que después no mantienen y encima los engaña cualquiera.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress