Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 7 de octubre de 2016
DENUNCIAS

Las escaleras de acceso a la calle Cantabranas, todo un peligro para los viandantes

Arreglos necesarios para todo tipo de personas, sobre todo con movilidad reducida

[Img #8345]Una calle de Zamora. Poco es decir, aun hablando mucho. Tanto que habrá quien imagine que se puede esconder de poco bueno en tan escasas palabras. De barrio, que ya nos acerca a unas determinadas características. Hay quien, en situación de escoger, para asentar su futuro, aunque más bien se trate de atarse, elige una zona por su parque infantil, si tiene niños o piensa tenerlos, por la facilidad de aparcamiento, por los parques para pasear al perro, esto último de momento no sucede, porque es para lo que da la economía particular, por los vecinos o la tranquilidad. Pero, para vivir en el centro, quedan rincones, aunque tengan que pagarse con otras desventajas. Porque pocos barrios céntricos en distancia y apartados del agobio de la urbe a la vez hay. Evidentemente, en tan magna elección, no todo iba a ser solo bonanzas. Si bien orográficamente, esta ciudad es lo que es, pues hay lo que hay, y se puede hacer lo que se hace. Pues no, no nos conformemos nunca con eso. Es norma y de sentido común que las personas con movilidad reducida tengan las mimas oportunidades que las consideradas válidas.
Para accede al barrio de San Lázaro, evidentemente las cuestas no son suprimibles, pero sí las escaleras que pueden sustituirse por rampas, en algún caso así se ha hecho recientemente, por los trabajadores del plan emplea. Quedando otras que resulta más complicado de resolver, esperando que no caiga en el olvido y se tenga en cuenta para más adelante. Para acceder al barrio desde la cuesta de la Morana, hay una entrada que, por disponer tan solo, de momento, de escaleras, los impedidos físicos no pueden utilizar. Tampoco los llamados válidos deberían hacer uso, aunque a algunos no les quede otro remedio, de la mencionada subida. Sus peldaños desmoronados lo hacen peligroso, pero hay más: cierto ángulo metálico que une el bordillo que forman la parte horizontal con la vertical, y que se supone debe reforzar esa zona,  se encuentra desprendido en alguna de sus partes. Caso que se repite en casi todos los escalones, aumentando aún más el riesgo de accidente. Así que pongan cuidado al subir de no tropezar y caer. Arriba encontrarán calle, subida y travesía, tres acepciones confluyendo en Cantabranas. Casas, unas viejas, otras de reciente construcción, en un barrio con los servicios del siglo pasado. Puede que incluso del anterior.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress