Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 3 de noviembre de 2016
DENUNCIAS

Las aceras de los vados sufren el paso de los vehículos

Pagando todos, desde el Ayuntamiento, unas se arreglan, otras no

[Img #9014]Manuel Herrero Alonso

Por la acera, los peatones; por la calzada, los coches. Algo tan obvio y que nadie cuestiona como que se debe. Así es mientras no se modifique circular por la derecha. Para ello, el asfalto, que también puede ser  cementado o adoquinado, dependiendo del material usado, debería estar preparado para soportar peso, siempre  hasta cierto límite. Informando, en las señalizaciones, que los vehículos que sobrepasen determinado tonelaje no deben acceder porque de hacerlo podrían causar daños. Algo que se hace evidente, en zonas semipeatonales del casco antiguo. Ciertas piezas rotas del suelo, aun repuestas en varias ocasiones, denotan la falta de preparación del firme, para que pasen por ahí determinados vehículos pesados.

 Y en este indiscutible reparto de calle, sin que medien grandes conflictos, unos pasan por el terreno destinado a los otros. Los viandantes tendrán que cruzar la calle en algún momento. Evidente. Preferiblemente que lo hagan por el espacio oportuno para este fin, y donde suele encontrarse un paso de cebra, donde tendrá preferencia y que, se supone convenientemente indicado, que los coches anden por la acera, parece más difícil. También se dan casos, porque tendrán que hacerlo para entrar y salir de sus garajes en el caso de tenerlos.    

                Que cada vehículo pueda ocupar una plaza de garaje resulta conveniente, por   múltiples razones. Para empezar, porque queda libre un espacio en la vía pública, que puede ser utilizado por otro coche. Un gesto de agradecer al propietario, que aún mirando por sus intereses, beneficia al común; eso sí, a costa de rascarse el bolsillo. Porque los garajes llevan un costo. El Ayuntamiento “sangra”  a estas cocheras, cargándolas con unas tasas a cambio de un indicativo que permite acceder  por las puertas que deben permanecer libres, sin que nadie aparque delante de ellas, al menos legalmente.

                En esa entrada, desde la calzada hasta lo que puede haber tras las puertas, los coches recorren, necesariamente, unos metros de acera, tantos como anchura tenga esta. De este rodar sobre ella y de la falta de preparación de la misma, es frecuente encontrar las baldosas rotas, en mayor o menor medida. Roturas, que sufre el peatón en su caminar, por este trozo, compartido en ocasiones por vehículos. Lo chocante del caso es  que, siendo muchos los peatones afectados, y pagando religiosamente, lo que la administración considere, para algunos, llega la reparación municipal, para otros no.

 

 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Domingo, 6 de noviembre de 2016 a las 17:10
Miguel
Referente a JULIO decir que cada Vado paga por cada coche que entra yo lo utilizamos 5 vehiculos y Pago 540€ y ese impuesto que se paga es para arreglar las aceras, solo hacia falta que nos tocara arreglar las aceras.
Fecha: Jueves, 3 de noviembre de 2016 a las 19:24
Julio Lamas
Lo normal es que como ocurre en otras ciudades el coste de la reparacion de la entrada, es decir ese tramo de baldosas roto frente al garaje, lo repara el propietario del garaje. Es lo normal en la mayor parte de las Ordenanzas Municipales que circulan por ahi asi esta regulado. El Ayuntamiento no puede hacerse cargo de ese estropicio. El que rompe paga.

El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress