Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Sábado, 10 de diciembre de 2016
DENUNCIAS

Reloj, no marques las horas, que estás en Zamora

Los relojes anuncio de la vía pública, siguen sin funcionar

[Img #9832]Puede cada cual, y tampoco del todo, imponer su criterio, en el cuarto que llaman de él. Su opinión se diluye, tan solo traspasar el umbral en ese espacio llamado casa. Insignificante se queda cuando pisa lo que comparte con otros vecinos que conforman su comunidad. Así que, llegando a la calle, su parecer en nada queda. Ni la hora le dan.

Tampoco hace gran falta. En el bolsillo, o en la mano según, el móvil facilita esa información. En la  muñeca, ese complemento del atuendo también lo hace. Y si no, la calle está llena de dispositivos que obligan a acelerar el ritmo, por llegar tarde. Así dispuso hace un montón de años nuestro ayuntamiento, que, haciendo gala de sus bondades, tuvo a bien, permitir que, a cambio de la correspondiente compensación económica, permitir a una empresa interesada, colocar unos soportes en la vía pública, que además de una información comercial, indicaban  la hora y la temperatura. En esto también, y sin coste para el ciudadano, nos equiparan a otras ciudades.

 Presencia que no estorba, lo que dice tampoco, pero ya que están, que sea para algo, que cumplan con eso que se ofrecía cuando se instalaron;  que no es otra cosa, que sin pedírsela, den la hora y la temperatura. Así, nunca faltará quien en momento extremos, tendrán como prueba de la fotografía ese dato añadido, que la gente esté tan abrigada sea por tanto bajo cero como padecemos, o en su caso el bochorno que tenemos que soportar.

 No interesando al responsable administrativo  su puesta en marcha, porque nada ha realizado para que así sea,  cosa que sería posible, siempre que se instara al concesionario o la concesionaria, a realizar las reparaciones pertinentes,  para que puedan entrar en funcionamiento. Aunque para ello deban algunos revisar el correspondiente expediente, donde se autorizó la instalación de estos soportes, que dan la hora y la temperatura, alternativamente. Alguna clausula habrá, donde mal seria que si bien los grados que dé pudieran ser aproximados la hora minuto arriba o abajo fuera la correspondiente y en caso  de que así no fuera, pues que se pongan los medios para remediarlo.

  Puede  que lo expuesto, no parezca interesar. Y no será porque alguien pretenda falsamente que el tiempo se detenga en uno de esos momentos álgidos de la vida, pues  solo se consigue en el ocaso, y no es el caso. Pero bien que clamaron, cuando se apagaron los dígitos que coronan el edifico de nuestra excaja. Como también lo hicieron, cuando las manecillas del reloj del Ayuntamiento se encapricharon en detenerse. Cualquier día de bochorno miraremos a ver que marca, y marcará otro bochorno.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress