Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 14 de diciembre de 2016
DENUNCIAS

Los bomberos-albañiles de Zamora

Realizan labores de albañilería de urgencia, que podrían haberse hecho antes de que existiera el peligro

[Img #9920]Llaman la atención allá donde van. Siempre, junto a sus intervenciones se congrega un buen número de gente, y solo para ver lo que hacen, los comentarios al respecto tampoco suelen escasear. Los corrillos crecen, con alguna persona que se acerca preguntando: ¿Qué pasa? Cualquier conocido, o no, a su manera, resolverá la curiosidad del recién llegado sobre el trabajo de los bomberos.

Se iniciaba esta semana con una intervención del cuerpo, en la calle de La Horta. La fachada de una casa amenazaba con venirse abajo, con el consiguiente peligro de que alcanzara a alguien, que, por infortunio, pasara por allí en tan preciso momento. Rápidamente, procedieron a retirar el plano, que se encontraba suelto, comprobando que la pared medio de piedra, medio de adobe, podría resistir al menos de momento, sin representar  mayor peligro. No obstante, no abandonaron el lugar sin dejar unas vallas de advertencia, por si aun así, se pudiera producir algún otro desprendimiento de menor importancia. Ahora y como es preceptivo, pasaran aviso a los propietarios de que, en un plazo determinado, deberán hacerse cargo de la situación, realizando las reparaciones pertinentes que aseguren la estabilidad de la fachada.

                Es evidente el buen hacer, aparte del específico de apagar incendios,  que desempeñan los bomberos ante cualquier situación, mereciendo la felicitación que desde aquí les enviamos. Resultando especialmente dificultoso su trabajo, por tener que realizarlo cada  vez en un escenario distinto y siempre con excesivo  apremio, pudiendo encontrar a  los del camión rojo, prestando auxilio en un accidente, rescatando a cualquier animal, sobre la lancha motora o retirando como en el caso que señalamos, material de edificios con riesgo, como cualquier buen albañil. Realizando faenas de construcción que deberían haber  realizado los profesionales del ramo, pero mucho tiempo antes, para evitar que se llegue a estos extremos.

                La casa de La Horta, ya presentaba desde hacía mucho tiempo, signos evidentes de que, aunque fue solo el plano, toda la fachada podía venirse abajo; esa impresión daba a simple vista. Muchos edificios  necesitan de una reparación de la fachada, cornisas o balcones, y esta, debe realzarse en su momento, para evitar que por abandono se llegue a situaciones extremas, con peligro de desprendimiento para los peatones. Cierto que la economía familiar no permite muchos dispendios y que hay un buen número de viviendas desocupadas. El Ayuntamiento debería tomar cartas en el asunto, empezando por realizar una evaluación del estado de las viviendas. Claro que los técnicos municipales tendrán muchísimas cosas que hacer, sin duda, ninguna será más importante que evitar accidentes.

 

 

 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress