Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 27 de diciembre de 2016
DENUNCIAS

Público para disfrutarlo, privado para pagarlo

Espacios privados de dominio público, todos para pasar, pocos para pagar mantenimiento

Manuel Herrero

[Img #10101]En los últimos días, estamos recibiendo mensajes en los medios, apelando a la conciencia ciudadana. Así se sugiere al ciudadano un comportamiento cívico en la vía pública que, aun recurriendo a un  tópico, se supone que en casa ya mantienen. 

Aunque debería sobreentenderse, por mera educación, no está de más que se recuerde, por si surtiera efecto. ¿Quién no sabe que las papeleras están para algo, que la bolsa de basura hay que sacarla de noche, que las paredes no están para mancharlas con pintadas o que los propietarios de perros deben hacerse cargo de la recogida de excrementos de sus mascotas?

 Concluye la recomendación con una frase categórica:  la ciudad es de todos, tan evidente, como que esos anuncios también los pagamos entre todos.

A todos nos cuesta sufragar esas cuñas, como tanto cuesta a algunos, pocos suponemos, mantener para con todos y, por ende, con su ciudad, un comportamiento  digno, hasta el extremo de que, hoy en día, sean necesarios tales consejos. 

Pero lo cierto es que resulta sencillo comprobar el estado de la vía pública: botes, papeles, plásticos y otros objetos, esparcidos por el suelo o arrinconados en cualquier calle. 
Los servicios de limpieza proceden correctamente a la retirada, pero hay lugares por donde no pasan; el motivo, sencillamente, son privados.

Hay, y bastantes, espacios privados de dominio público, que así se llaman, repartidos por toda la ciudad. 
Son zonas ajardinadas, pasajes, porches, soportales e, incluso, calles, donde teniendo sus dueños correspondientes, cosa que les confieren ser una propiedad privada, por situación y características, deben dejar pasar a cualquiera. 

Ahí es donde está el problema, de quien hace uso de los mismos, comportándose de igual modo que lo hace en otros sitios, con falta de civismo.

Así, además de las suciedades lógicas, por sus características, acumulan otras dejadas por los viandantes que pasan por allí, en un desagradecimiento hacia tal permisión. 

Evidentemente, se soluciona, en parte, con una correspondiente limpieza, pero esta debe ser afrontada y costeada por la comunidad propietaria. 

Está claro, no están los tiempos para muchos dispendios económicos, por lo que la misma suele demorarse, proyectando una imagen global de ciudad descuidada, de la que todos somos víctimas. 

Una situación incómoda, porque el Ayuntamiento de Zamora no debe hacerse cargo del mantenimiento de zonas privadas, pero los propietarios son simples perjudicados de lo que los residentes en esta ciudad hacen y de cuyos malos modos nadie se hace cargo, al menos hasta ahora.

 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress