Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Sábado, 31 de diciembre de 2016
POSTALES DESDE EL FARO

Fin de año

Patricio Cuadra Blanco

[Img #10175]Desde el inicio hasta el final del año he caminado tantos años dejando al tiempo curvarse como un arco por todas partes zapatos de los jubilados polvo particular basura pública. Ha sido un año sin mayores acontecimientos mi martillo descansa, pero yo le pido prestada a los días futuros su luz atisbo apenas la medida de platino aquí sobre mi yunque.

Y eso es lo que nos contó el escritor chino Bei Dao en su poema “Fin de año”, que no tengo ni idea de qué es lo que quiere decir en él, pero debe ser porque es chino. Les pido disculpas, igual debería haber buscado un poeta con el que todos tuviéramos mayor afinidad cultural y que al terminar de leer el poema, entornáramos los ojos y se nos escapara un suspiro sensiblero. Pero ya saben que el estilo de estas columnas que les escribo es que ustedes piensen y saquen sus propias conclusiones, vamos, no dárselo todo hecho, y por ser esta la última del año no iba a andar cambiando. 

Los que, aunque no se den cuenta, han cambiado son ustedes. Desde aquel, ahora remoto, uno de enero de 2016, cada célula de su cuerpo se ha ido contaminando, ha enfermado y ha muerto. Y esa muerte celular, con la consiguiente podredumbre de la misma, es lo que provoca el mal olor corporal que intentamos combatir con duchas, geles, desodorantes, perfumes y demás mejunjes que la industria cosmética pone a nuestro alcance. Pero el olor a muerte está ahí por mucho que quieran enmascararlo. 

El problema surge cuando ese hedor no hay modo de ocultarlo por mucho que nos limpiemos, porque es una peste que viene desde dentro, y hace que comencemos a obsesionarnos, que imaginemos a nuestro cuerpo fermentando en su interior y ya no sepamos distinguir si en realidad estamos enfermos, físicamente, o es solo una paranoia mental que nos obsesiona. 

Y, por si acaso, nos encomendamos a alguna divinidad rogándole que si nos da un año más de vida seremos mejores personas, apreciaremos lo que tenemos y no envidiaremos al prójimo, sonreiremos más, nos quejaremos menos, y sí, todo motivado porque su cuerpo, por mucho que traten de impedirlo y rueguen a sus dioses, no deja de pudrirse con el paso del tiempo. No se planteen nuevos propósitos para el año nuevo, sigan con sus vidas como si nada. Total, no en todo el mundo empieza el año el 31 de diciembre

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress