Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 4 de enero de 2017
DENUNCIAS

Fría nochevieja, de temperatura y de animación

Con menor participación, menores resultados negativos

[Img #10445]Descendían de un taxi tres jóvenes, cuando ya la luz de la mañana hacia desparecer, que no olvidar, esa noche especial. Dos chicas y un chico que, sin duda, habían querido celebrar por todo lo alto la llegada de un nuevo año, del que ya  habían consumido unas horas. La fiesta había pasado y era momento de descansar. El  balance, a juzgar por su apariencia, había sido positivo.

No obstante, la cuestión económica prima sobre todas las demás, y no faltó, en el breve trayecto hasta sus casas, el comentario de una de ellas que confesaba haberse gastado setenta euros, pues saliendo de casa con ciento diez, aun le quedaban cuarenta y tres. No tardó la acompañante en decir que volvía sin blanca, habiendo partido con sesenta euros. Por último,l el joven dijo haber salido con cuarenta euros y volvía sin nada. Todos ellos se habían divertido, aun con independencia  de lo gastado. Obvia la deducción.

Lo cierto es que las celebraciones de Nochevieja han cambiado y mucho. Corren otros tiempos y los locales de barra libre, cuyas reservas se completaban  desde semanas antes, se han reinventado dando paso al sistema de bonocopas, con los mismos servicios de siempre. Aunque no sirven para arrancar de sus casas a tanta gente como antes. Aunque es difícil precisar, cuantos participaron en la celebración por no existir posibilidad de recuento y que hubo fluctuaciones a lo largo de la noche, dependiendo de la hora. Pero hay algo que si puede servir como índice del número de participantes, los restos dejados, atendiendo a estos, y salvo que en esta ocasión haya imperado el civismo. ¡Ojala! Hubo menos gente celebrando la llegada del nuevo año.

En efecto, hubo riadas de orines en las calles, como es frecuente en este, en otros acontecimientos y cada fin de semana, en proporción a la cantidad de gente que sale, sin que los establecimientos, tengan responsabilidad alguna, pues en todos ellos hay servicios. ¿Entonces, quién es responsable? Pues, en primer lugar los autores por comportarse de manera incívica  y los consentidores, pues estando, y lo está, prohibido realizar necesidades fisiológicas en la vía pública, como dice la ordenanza de convivencia ciudadana articulo 22 capitulo IV, nada se hace para su cumplimiento. Y medidas se pueden tomar, desde las meramente informativas, a las educativas y si no surtieran efecto,  las sancionadoras.

Sobra recordar que para otras cuestiones el Ayuntamiento pone empeño en inculcar que la ciudad es de todos, pues para esta no. Pues nada, que siga el turista llevándose una de las características de la ciudad. El centro huele mal.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress