Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 6 de enero de 2017
ANÁLISIS POLÍTICO LOCAL

Cautivo y desarmado el ejército azul...

Paco Molina

[Img #10472]Los concejales del PP en el Ayuntamiento de Zamora están, a todos los efectos, abandonados de la mano de Dios, e incluso de la mano de su partido (por más que venga el brazo izquierdo del PP Rajoyano, Sr. Martínez-Maíllo, a consolarlos y organizarlos a lo Barrios).

Y no es de extrañar.

Dios en la medida en que es infinitamente inteligente (lo mismo que el PP) no es partidario de las causas perdidas, y tratar de desgastar al alcalde Guarido para recuperar la Alcaldía, lo es.

Como los guerrilleros que luchan con las armas que le arrebatan al ejército regular enemigo, el Equipo de Gobierno, capitaneado por el Sr. Guarido, se está limitando a aplicar la Ley Montoro a tope (desaparición de la deuda) y a ejecutar, en servicios y en edificios, lo que el PP dejó planificado o por hacer.

Eso, unido a una gestión diaria eficaz (olé los concejales con tareas), dan como consecuencia un programa de gobierno tan sobrio que lo podría aplicar cualquier otro partido (incluido el PP del futuro si es que cambian).

Tampoco tienen los concejales del PP aliados en la sombra, pues es frecuente, incluso entre constructores (algunos de alcurnia), oírles aprobar con sobresaliente la política del Sr. Alcalde.

Que haya algún descontento ocasional, causa de los inevitables roces del funcionamiento de una maquinaria tan grande, no es cantidad suficiente como para contrarrestar la identificación, incluso física, que se produce entre  clase obrera y su persona (la del edil).

Está pues el PP sin argumentos, ya que ni el clavo ardiendo de agarrarse al “NO juramento del Silencio” (con el Obispo viendo más puro que no haya en dicho acto, políticos) les ha servido.

Encima el alcalde no es comunista (en IU hay de todo) lo que, aunque al pueblo parecía tenerle sin cuidado, va a hacer que sectores del todo Zamora y de toda Zamora, incrementen sus apoyos a alguien que ven de los suyos (un alcalde como hay que ser).

Que los concejales no adscritos (procedentes del PSOE) y los de Ciudadanos, estén votando sin mácula las propuestas del Equipo de Gobierno, no los convierte en palmeros del alcalde, si no en políticos consecuentes.

Si se opusieran tontamente a lo que quiere la gente para ellos sería peor que apoyarlo. Así les queda una esperanza, lo otro sería la muerte súbita.

Y esto es tan así, que los concejales del PP, en vez de no rechistar que es lo que les pide su cerebro gris, como lo tienen que hacer por obligación (hablar por hablar) están tan abatidos que ha tenido que venir su Padrino Político (Don Fernando Martínez Maillo Toribio) a animarles.

Pero ya pueden tener cien “vis a vis”, el Grande de España y su ejército aquí, que cautivo y desarmado el ejército azul, Zamora emprendió otro camino municipal.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress