Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 9 de enero de 2017
TRAGEDIA

Ribadelago, a 9 de enero

Francisco Iglesias Carreño

[Img #10482]De los hechos de RIBADELAGO (9-1-1959), que con tanta profusión se han ido recordando en los subsiguientes años, nos ha plasmado una serie de imágenes e informaciones que nos ayudan a retener tal impactante suceso, y a la vez dar unas pautas generalisticas que nos acompañan, a cada uno, de forma permanente. Ello ya va con nosotros e impregna nuestras interacciones, y a veces lo sintetizamos, de forma escueta, en un recetario de puntos a considerar. Así  nos queda para las generaciones siguientes:

1º) En impacto de la tragedia humana que allí aconteció.                                 

Por encima de cualquier otro análisis, siempre se destaca la pérdida de las vidas de unos conciudadanos. El drama familiar que ello les acarreó a los supervivientes. Y el dolor causado en su proximidad convivencial.  Tal hecho ha sido profusamente descrito en distintas publicaciones con  la cotejación de  las cifras de los afectados directos. Pero tales relatos no son solo la exposición de frías expresiones numéricas. Es todo un estado emocional integral.

2º) El ambiente rural, de montaña, en que tuvo lugar.                                     

El glosario descriptivo de las respectivas ubicaciones, en plena vertiente de la ladera montañosa,  tanto de la población de Ribadelago como de la presa de Vega de Tera, así como del hacer cotidiano de las faenas agrícolas y ganaderas, o las explicaciones inherentes a los hábitats y costumbres de sus moradores.   Una más que cierta situación global de aislamiento, un alejamiento de convergencias económicas y un trasfondo de subdesarrollo social.

3º) La descripciones técnicas sobre la presa Vega de Tera.                            

  Con los datos enumerados y descritos en el subsiguiente juicio que dirimió las responsabilidades que se atribuyeron a quienes llevaron a efecto la construcción y control del proyecto hidráulico. Las causas técnicas de  la rotura de la propia presa. Los reputados técnicos que evaluaron la catástrofe, etc.Todo ello en la contemplación de la imagen de presa rota en el cañón del rio Tera, con ese fondo de pueblo avasallado por la riada.

4º) El ambiente de la comarca de Sanabria.                                                 

 La ubicación en la agreste montaña sanabresa, de la población de Ribadelago, en un paraje aislado, data unas condiciones de vida propias, específicas y singulares, de lugares socialmente cerrados y donde la interacción en los hábitats es más próxima y la dureza de las condiciones de vida es muyalta.   Una antropología de impactante y visual efecto. Un cierto rasero hurdiano de subsistencia.                                                                                Alta sensación de comarca administrativamente abandonada, que puede ser pareja a otras próximas, como La Carballeda, Aliste, Alba, Tábara, Sayago, etc.

5º) El control logístico establecido por las autoridades. 

 Con todo el sistema organizativo de la distribución de las fuerzas de seguridad y su despliegue, tanto en el propio lugar como en los accesos al mismo.  La recepción, en la capital de la provincia, de las ayudas materiales para los damnificados, almacenamiento de las mismas y su correspondiente distribución.

6º) La ayuda ciudadana solidaria.                                                                   

 El amplio despliegue, tanto nacional como internacional, de las ayudas de la generalidad de los ciudadanos de todas las Regiones Españolas (que se puede contabilizar aún en cada provincia de cada Región).

7º) El olvido del paso del tiempo.                                                                             

El pueblo que no fue, las ayudas que no llegaron, el abandono, la desmemoria, …

Estamos para ser parte completa, activa y prodiga por nuestra gente y en nuestra tierra. Ser de los nuestros, andar sus caminos y convivir con  ellos.                                                8-1-2016

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress