Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 12 de enero de 2017
LA VERDAD

Queremos pan y circo: ¿pasa algo?

Paco Molina

[Img #10541]La expresión de que “al pueblo se le engaña fácilmente con pan y circo”, es despectiva, porque, queriendo criticar al gobernante, en cuanto que no le da a sus súbditos lo que necesitan y encima los engaña con “pan y circo”; a la vez insinúa la simpleza y bobería de las gentes en general, ya que se conforman con algo tan tontorrón como el “pan y circo”.

Pues bien, pongamos todo esto patas arriba.

Al pueblo se le engaña y se le puede engañar con “pan y circo”, porque el pueblo es lo que quiere.

El pueblo quiere pan (o sea que le protejan la vida y le alimenten) y circo (o sea, juegos, juergas y distracción para no aburrirse).

Otra cosa es que el pan que le dan sea malo (escaso respecto a los derechos que tiene cada persona) y el circo mediocre (fútbol y fiesta taurinas, versus (en oposición) a lo que de verdad pide el cuerpo).

“Pan y circo” es el perfecto resumen de lo que necesita cualquier persona. De hecho, los derechos humanos fundamentales, se concretan en dicha deteriorada expresión: “pan y circo”.

Por más rollos que nos cuenten (circo) somos animales, y en tanto que tales, y por asimilarnos a los más similares (los mamíferos) nos basta con tener garantizada la supervivencia confortablemente (pan) para pasar a pasarnos el resto del día durmiendo, coiteando y jugando (circo).

Se escribe esto a punto de la n-sima representación del cuento chino de los Reyes Magos (circo), y ello sirve para que veamos que esa ilusión, ese juego, ese número de circo, lo disfrutan tanto o más, los mayores que los niños.

Porque en cuanto animales que somos (por más que nos retuerzan la cabeza con religiones y otras culturetas para que renunciemos a serlo) lo somos.

Que el “pan y circo” que los poderosos dan al pueblo sea malo (cuanto hay que luchar para sobrevivir y la de juergas que están prohibidas) no quita, al contrario confirma, que los amos de nuestras vidas (los ricos). (¿Cómo vamos a subir los impuestos? ¿Y si se van los ricos?) saben la verdad que aquí se narra.

Es más, los poderosos confirman esta verdad (los derechos humanos se resumen en “pan y circo”) dando “pan y circo” porque saben que es lo que necesita la plebe (Dios aprieta pero no ahoga) siendo cuestión a parte que el pan sea escaso (para que tengamos que seguir trabajando para ellos) y el circo tontorrón (para que no nos desmandemos).

Otra cosa es que, en tanto que animales y en tanto que pueblo, debemos exigir todo el pan posible (que nazcamos, vivamos y muramos, protegidos por la sociedad), y que el circo sea el mayor espectáculo del mundo (menos toros y más cuernos, amén de diversiones creadas, inventadas y bailadas por las gentes).

Exijamos “pan y circo” si; pero de calidad, que nos lo merecemos, y si no nos lo dan, luchemos.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress