Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 20 de enero de 2017
DENUNCIAS

Azufre en las fachadas: inútil y muy peligroso

Está prohibido espolvorearlo en las fachadas, por ser toxico y contaminante del medio ambiente

[Img #10702]Manuel Herrero Alonso

Con tremenda rapidez, salía la jefa de un establecimiento, para recriminar a un viandante su conducta por permitir que su pequeño perro orinara en el barril que  estaba apostado a la puerta de su negocio. No tardaba el responsable humano del acto cuestionado, en contestarle, que lo  metiera para dentro del local, si no quería exponerse a tal eventualidad.

Retomaba la discusión la propietaria, mencionando que aquello disponía de permisos, cosa que rebatía el viandante, conocedor de los requisitos necesarios, seguro, tasas, para obtener autorización para ocupar legalmente la vía pública. De falta de respeto, seguía calificando la dama tal acción, y los ánimos, solo por la meada de un perro se fueron sulfurando.

Para evitar que los perros orinen en sus fachadas muchos propietarios espolvorean azufre, ignorantes de que de nada sirve, y que tal práctica  no evita que los canes sigan haciendo allí lo mismo, exactamente igual  que si no estuviera el polvo amarillo. Pero además deben saber que la utilización de esta sustancia es ilegal y resulta peligrosa.

El azufre es un elemento químico tóxico, tanto por inhalación, como por ingestión, incluso por contacto. Los efectos perjudiciales para la salud son claros, desde leves a muy graves, dependiendo de la cantidad consumida, como conjuntivitis, inflamación de las mucosas, efectos dermatológicos,  ulceraciones, dificultades respiratorias,  daños en hígado y riñones, daños cardiacos y asfixia. En caso de que el propietario compruebe que su perro ha entrado en contacto con este producto y posteriormente observe algún síntoma debe acudir a su veterinario y lógicamente presentar denuncia por envenenamiento.

Cierto que los responsables de perros demuestran escasa educación, cuando permiten a sus animales orinar en las fachadas y más cuando lo hacen por costumbre en la misma. Es antihigiénico y molesto por lo olores, aunque tal hecho, al contrario que las defecaciones no este reprobado normativamente. Lo que sí que lo está, por tratarse del empleo de un producto toxico, contaminante para el medio ambiente y peligroso para la salud, tanto de los perros como de los humanos, es el vertido de un producto toxico como el azufre en la vía pública.

Así y de oficio, las autoridades municipales deberían de advertir a los propietarios de inmuebles con fachadas coloreadas del polvo toxico, para que cesen de seguir utilizando este producto. Además, de, por el riesgo al que están exponiendo a personas y animales y contaminando el medio, por ensuciar la vía pública. Procediendo a la limpieza en aquellos casos afectados. Y buscando una forma educativa que conciencie a los ciudadanos para que eviten que el chorrito, apunte en fachadas, ya sea procedente de un perro, o en el peor de los casos de una persona.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress