Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Sábado, 4 de marzo de 2017
DENUNCIA

El gran hermano zamorano nos vigila

El Ayuntamiento incumple la normativa en relación con el sistema de vídeo vigilancia

[Img #11414]Acostumbrábamos a estar bajo la atenta observación de una cámara cuando acudíamos a un cajero automático: por motivos de seguridad, nos informaban. Hoy, la práctica de videovigilancia se ha extendido a otros sectores, por lo que resulta habitual encontrar el cartel anunciador de que hay “dispositivos que nos graban”, en locales a los que accedemos voluntariamente. Situar una cámara permite a los propietarios tener información continua de lo que pasa en su negocio, aun a costa de que los clientes estén observados remotamente por alguien.
La administración local también mantiene sus cámaras en la ciudad. Así, y para evitar actos vandálicos, se situaron en el edifico, hoy sin uso, de Valorio, junto a la caseta del guarda. Por los mismos motivos, en la zona infantil del parque de San Martín, están bien visibles los carteles que informan de que allí hay una zona videovigilada y conforme  a ley, indicando dónde se pueden ejercitar los derechos, que no es otro lugar que el propio ayuntamiento, en el número 1 de la Plaza Mayor.
Por razones de regulación del tráfico, allá bien alto, en la Marina y junto a la farola, se encuentra situada otra cámara. Y, por aquello de cuestiones preventivas, en el parque del Castillo. Sin embargo,  en ninguno de estos casos se exhibe el  distintivo, a situar en todos los accesos, informando de que se está realizando videovigilancia en la zona, como exige la Agencia Española de Protección de Datos, que, además, recibe y tramita denuncias por las infracciones por incumplimiento que pudieran producirse.
Sí que existe el cartel de que hay una zona videovilgilada en el viejo consistorio, en una de las ventanas, aunque no indica lugar alguno para ejercitar los derechos. Correcto, en el edifico que sirve, de momento, de cuartel de la Policía municipal, existen dos cámaras, una en el interior de los soportales y otra en el exterior, apuntando hacia el suelo, similares a las que existen en la casa de Las Panaderas, una apostada bajo el espacio cubierto, otras enfocando a ambas calles. No teniendo ningún cartel advirtiendo de que se está realizando en ese edifico vigilancia por cámara.
Otras cámaras, con las que se pretendía controlar los vehículos, que accedían a la zona restringida  a residentes del casco antiguo, nunca llegaron a cumplir su misión, habiéndose retirado la de San Martín, frente a la entrada del aparcamiento, pero conservándose la instalada en Santa Lucía, junto al palacio el Cordón.
Bien, tenemos cámaras de vigilancia, pero ¿para qué? Según la aludida agencia, debe existir proporcionalidad con el fin  buscado, adoptando, si fuera posible, otros medios menos intrusivos, a la intimidad de las personas. Es entendible, y tendría sentido que se usaran, en la prevención de actos vandálicos, posible por el poder disuasorio de una cámara y por la viable identificación de los responsables de conductas reprobables, pero no están en el sitio adecuado para estos fines.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress