Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 10 de marzo de 2017
Ciudad

Recaudando sin invertir: llegan los caballitos

Sin gasto, el Ayuntamiento cobra a los feriantes: un negocio

[Img #11529]Como cada año, llegando Cuaresma, vuelven los caballitos, la feria o las casetas, como quiera cada cual llamar. Instalados en el mismo lugar de años anteriores. Un solar, entre la carretera de La Aldehuela y el parque de Los Tres Arboles. Dos espacios, uno asfaltado que sirve de aparcamiento durante todo el año; otro de tierra, abandonado desde hace décadas. En medio de ambos, la pista deportiva del barrio de La Candelaria.

Los feriantes siguen montando sus atracciones a buen ritmo para que este fin de semana ya estén listas. Los zamoranos gastarán sus buenos cuartos en ellas, que bien que cuestan. Como siempre, alguien al día siguiente y sin faltarle razón, se quejará del estado de suciedad que presenta. Será natural pensar que quienes pasaron por allí dejaron su huella, como papeles y otros objetos de los que la gente se deshace cívicamente, usando las papeleras. No siendo el caso, porque no las hay, ni nada parecido que pudiera servir.

  Estará sin duda sucio después, pero ya lo estaba antes. ¿Extraño? En absoluto, papeles plásticos y otros objetos hasta alguno innombrable poblaban el terreno donde ahora se asientan los caballitos. Algo normal que ocurra en un descampado, sin uso durante el resto del año. Pero que, previo al montaje de las distintas atracciones, convendría haber realizado un limpieza en profundidad de la zona y de todos sus alrededores, aunque sea simplemente por cuestiones meramente de higiene, teniendo en cuenta lo concurridos que estarán los caballitos, una pequeña temporada.

   En efecto y con la suerte, de que las lluvias no han sido abundantes y la maleza aunque hay, no es excesivamente  abundante, queda  excusada la necesidad de córtalas, cosa que no quita para que se hubiera realizado un adecentamiento, allá donde hay vegetación. Así la función municipal, en el solar de la feria, ha consistido en esparcir donde se supone se van a formar los charcos, material bituminoso. Nada más. Salvo tirar una cuerda que señale una línea, poner unas marcas en el suelo, quedando así delimitados los espacios en el suelo a subastar y proceder al cobro de las parcelas realquiladas, demostrando así, lo bien que funciona nuestro ayuntamiento- empresa, recaudando sin invertir. Bien lejano de lo esperado de una administración local. Ah y el beneficio, cualquiera que fuera, seria para nosotros, visitantes de los caballitos, porque a los feriantes, les da prácticamente igual por donde pisemos¡diviértanse! 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress