Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 15 de marzo de 2017
DENUNCIAS

El callejón de San José obrero, un foco de inmundicia

Hay gato negro y...muerto

[Img #11628]  Por Manuel Herrero             

Hay gato negro y muerto. Entre otras muchas basuras de todo tipo, plásticos, papeles, cartones, excrementos caninos y no caninos. Edificios nuevos de un lado, en la calle  de La Hiniesta, casas, en su mayoría bajas, aunque tampoco falta alguna edificación de nueva construcción, en la calle de Las Mercedes.

Entre ambos un callejón de escasa anchura aunque de gran longitud, tanto que es cortado por varias calles. No es que sea muy transitado, porque no está para ello, pero por el sí que se puede acceder, hasta el punto de que algunas viviendas tienen su entrada trasera por él.

                Lo cierto es que su estado es lamentable, porque si una triste luz de noche permite que en él se haga cualquier fechoría. Allí se puede encontrar de todo, pero nada bueno.  Desde el cadáver de un gato, en avanzado estado de descomposición, a juzgar por el hedor que desprende, hasta cualquier otro tipo de roedor o reptil, que tenga a bien escoger este lugar para su dominio, nadie se lo impedirá.

                La pertinente limpieza, independientemente de a quien corresponda por titularidad, que habrá que considerar, corresponde al Ayuntamiento, que tiene por obligación, velar por los interese de los ciudadanos, cuando afecta a razones de salubridad. Por lo que debería emprender cuanto antes labores de limpieza, independientemente de a quién pudiera repercutir con posterioridad el coste. Aunque habría que valorar que, si bien en el mercadillo se limpian las parcelas privadas, porque sus propietarios son meras víctimas, y que este sucio afecta a toda la vecindad, por regla de tres aquí y en otros lugares de dominio público se debería de actuar de igual manera.

                Lo cierto es que se necesita una limpieza y una desinfección. Tras la retirada de tanto desperdicio allí existente se debe actuar,   mediante empleo de plaguicidas, insecticidas y otros desinfectantes, para evitar la propagación de plagas. Para nadie será un plato de gusto encontrar, tal vez un día en la cocina de su casa, una cucaracha nacida en el callejón.

                Además de proceder a una limpieza en profundidad y desinfección, no debe, quedar ahí la cosa, puesto que, más tarde o más temprano, la situación volverá a repetirse. ¿Cómo evitarlo? Pues piensen señores concejales que para eso son políticos, no lo vamos a hacer todo nosotros.

 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress