Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 12 de abril de 2017
EMPRESA

Sanigest cumple 20 años: líder del sector, basa su éxito en la calidad y el equipo

Javier A. Ferrero, empresario e ingeniero, considera que lo más importante en toda empresa son las personas y como tal hay que cuidarlas y darles protagonismo

[Img #12083]Cantaba el gran Carlitos Gardel, en el célebre tanto “Volver”, que veinte años no son nada. Depende. Podríamos preguntárselo al ingeniero y empresario zamorano Javier A. Ferrero, que hace un par de décadas creó la empresa Sanigest, líder del sector en nuestra ciudad y provincia y, si se me permite la hipérbole, en Castilla y León, como lo ha demostrado en algún concurso público del ejecutivo autonómico.  Le inquiero, pues, a Javier sobre esos veinte años y me confiesa: “Parece que fue ayer, sinceramente no me lo acabo de creer. Pero han sido veinte años muy bien empleados. Me siento satisfecho”.

Durante la entrevista que mantuvimos con el director de Sanigest, demuestra que no es persona egocéntrica, pagada de sí misma, porque habla siempre del equipo como factor fundamental del éxito empresarial”.

Javier A. Ferrero hace memoria para recordar el origen de esta ya emblemática empresa zamorana: “Sanigest se creó  a finales del año 1996, aunque no iniciamos la actividad hasta principios de 1997. Por aquel entonces estaba yo sólo por lo que me tocaba hacer funciones, lógicamente, de todo tipo. Tampoco teníamos, como ahora oficinas, ni almacenes, sino que toda la infraestructura  se hallaba en el trastero de mi casa. Así de claro. En la actualidad, sin embargo,  disponemos  de oficinas en Zamora y Valladolid, además de nave para cumplir con la normativa de almacenaje de biocidas en un polígono industrial y nuestro laboratorio, junto a la muralla al pie de nuestras oficinas”.

Sanigest, por supuesto, ha creado puestos de trabajo: “Actualmente la plantilla la conforman ocho personas: titulados universitarios, verbigracia, un biólogo,  un químico, un ingeniero y otros diplomados y técnicos aplicadores. Suelo recalcar, cuando asisto a cualquier tipo de reunión empresarial, la importancia vital del personal que compone la empresa.  Siempre he juzgado que el activo más importante en las empresas son las personas que las componen y como tal hay que cuidarlo y darle protagonismo. E insisto en que cada uno debe saber cuál es su cometido y cumplirlo como si realmente la empresa fuera suya, en definitiva: hacerles partícipes de la misma. Es así como la empresa evoluciona y progresa y tiene futuro. Si no cumple esos criterios, será una más o, al cabo de algún tiempo, tal vez, una menos”.

Aunque Sanigest sea una empresa reconocida y valorada en Zamora, dentro del mundo económico, social y político, quizá una mayoría de los zamoranos desconozcan a qué se dedica, cuál es el sector en que desarrolla su labor. Ferrero nos cuenta cómo ha ido evolucionando su empresa desde que la fundó hace un par de décadas: “Al principio solo desarrollábamos una actividad, concretamente el control de plagas. Hoy son más de cinco. Desde la consultoría alimentaria donde a nuestros clientes les resolvemos todo lo relacionado en materia sanitaria con la administración, la formación específica para este sector, la línea de producto Químicos de higiene especialmente para fábricas alimentarias y, finalmente, nuestro proyecto más destacable que es el Laboratorio”. Le pido que nos describa cómo se trabaja en sector: “El laboratorio SANILAB CALIDAD, que es como se llama, lo fundamos mi socio Luis Gallego Brogueras y yo mismo, en el año 2004. Él  ya disponía de un laboratorio muy importante en Burgos y hoy la cadena a nivel nacional de Laboratorios ANALIZA CALIDAD”.

Ferrero profundiza en la descripción del trabajo que ser realiza en él: “Nuestro laboratorio es de tipo alimentario, pero estamos especializados en análisis de aguas, de hecho somos colaboradores del Sistema Nacional de Información sobre Aguas de Consumo (Llamado SINAC), llevando a cabo los análisis de las aguas de muchos pueblos de la provincia de Zamora, que han confiado en nosotros pues les hemos demostrado que no siempre lo de fuera es lo mejor como de forma habitual hay gente que supone. Nuestro servicio es mucho más directo y cercano. Y cualquier problema se resuelve con la máxima celeridad”.

Enfatiza el empresario e ingeniero zamorano en que “nos hemos distinguido siempre por estar absolutamente al día en todo tipo de homologaciones, certificaciones y acreditaciones. Los cambios normativos son continuos. Por ejemplo, en materia de biocidas, por eso nuestros técnicos aplicadores deben estar en permanente reciclaje y tienen que acudir a cursos específicos. Los que nos encargamos de la consultoría nos pasa muy parecido; es decir la evolución de la normativa es un proceso continuo y por tanto debemos acudir de manera periódica a jornadas, congresos y charlas técnicas que nos permiten conocer las novedades. ¿Todo ello que conlleva? Pues, evidentemente, un gran esfuerzo fundamentalmente económico, pero que, generalmente, luego nuestros clientes sí que saben valorar o incluso exigir, de tal forma que de no ser así, no podríamos trabajar con ellos”.

Ferrero piensa en presente, pero no se olvida del futuro de su empresa: “Actualmente, estamos inmersos en un importante proyecto de expansión en modelo franquicia, muy avanzado y concretado. De hecho, una importante consultora madrileña como es TORMO FRANCHISE tiene rematado el proceso. Ahora bien, mientras no consideremos que nuestros actuales clientes seguirán atendidos con la misma calidad y cariño, no daremos el paso definitivo. Tratar de crecer porque sí, tiene poco sentido. Hay que crecer con fundamento, si es que se puede y si no es así, no hacerlo, y mucho más en empresas de servicios, donde la cercanía al cliente es un importantísimo valor añadido. He conocido empresas que habían alcanzado cierto éxito y que acabaron fracasando, precisamente, por olvidarse de esta premisa esencial para mí y para Sanigest, por supuesto. El cliente es lo primero y como tal hay que atenderle”.

Una vez concluida la entrevista, charlé, lo cual es todo un placer, durante un buen rato con Javier. Y me siento obligado a escribir que es un empresario que quiere a Zamora y a los zamoranos, que cree en la publicidad y sabe repartirla entre todos los medios, a cada cual según su exquisito criterio. El triunfo de Sanigest no es una casualidad, sino que se apoya en la razón, el talento y la inteligencia. Conociendo a Javier es sencillo explicárselo.

 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress