Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 12 de abril de 2017
EL BECARIO TARDÍO

Zamoranismo: ese chantaje emocional

Esteban Pedrosa

[Img #12089]Es tan socorrido que todos caemos alguna vez en el facilón hilo conductor del localismo, que en estos pagos se trataría de zamoranismo al que agarrarnos cuando faltan otros argumentos como credenciales para ser embajadores de la razón.

Hace años, fui invitado a una tertulia por un periódico local de entonces, en la que había políticos locales de entonces y lo que más claro quedó para ellos -con el auxilio del moderador- es que cualquier tipo de críticas relacionadas con nuestra ciudad las hacían gente que no quería a Zamora, algo así como renegados de origen y cuna y sobre los que había que verter el más cruel de los desprecios.

Fui invitado como representante del colectivo de los vendedores de prensa y la verdad es que apenas intervine, desacostumbrado a las tertulias y desmarcado por tan coléricos ataques, mucho de ellos -la mayoría- sin ninguna razón y difíciles de digerir para alguien que había vivido unos cuantos años fuera de la patria chica, como era mi caso, y malo sería no haberme curado de tanto espanto en mi particular diáspora.

Desde entonces, la llegada de Internet y la rapidez en los desplazamientos -entre otros prodigios- ha cambiado tanto el mundo que parece otro, o al menos ciertos atavismos se camuflan en una globalización que no es tal  -al menos para ciertas cosas- y es más fácil que nunca dar gato por liebre, aunque pueda parecer todo lo contrario. 
Y, en esos pliegues de lo impensable, es donde se esconden los patrioteros locales de la Zamora de hoy, quienes no casan con las críticas y hacen uso de un zamoranismo cutre, barato, de andar por casa en zapatillas, sustantivo arrojadizo para intentar desarmarte con un chantaje emocional.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress