Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 12 de abril de 2017
DENUNCIAS

Al mercadillo le crecen los problemas

Los puestos se colocan de una forma anárquica, sin respetar demarcaciones ni aceras

[Img #12090]Manuel Herrero Alonso

Negaba con la cabeza la presidenta cuando el concejal encargado de Atención al Ciudadano, Barrios y otros menesteres afirmaba que, previamente a la reubicación del mercadillo en el alto de los curas, se había reunido con la representante de la asociación de vecinos, quien no le había mostrado inconveniente en que en ese lugar se instalaran los puestos ambulantes. Un gesto que lo decía todo. Sin decirlo, deja otros supuestos en entredicho. 

Se han celebrado, uno, dos, tres y más mercadillos. No hace falta irnos más lejos, para comprobar el resultado.
Incluso antes de la primera celebración, ya hubo que realizar ciertas reconsideraciones, cambiando los sitios donde inicialmente se pensaba colocar los puestos. Ciertas calles quedaban libres de ellos, sirviendo ahora de aparcamiento, como la que conduce al paso elevado sobre el tren. Otras señales se borraron de su inicial situación, para recolocarse un poco más allá. Se pretendía que quedaran libres las aceras,  pero no lo han conseguido.

El último martes, los puestos se colocaron anárquicamente, sin orden lineal alguno entre unos y otros, sin respetar las marcas y, lo que es peor, ocupando las aceras, invadidas por los tenderetes o por mercancía de estos, haciendo imposible que alguien pudiera caminar por otro sitio que no fuera la concurrida calzada. 
Solución: ninguna. Los efectivos de la Policía Municipal son insuficientes para cubrir esta celebración con tanto flanco abierto, porque también tienen que atender con su labor al resto de la ciudad. Por lo que los agentes no se verán de patrulla a pie por el mercadillo, para asistir de inmediato cualquier incidencia que pudiera producirse, tal y como sería deseable.

En las inmediaciones, los vehículos estacionan en doble y hasta en triple fila, en las calles cercanas, impidiendo, en caso de necesitarse, la entrada de un servicio de emergencias o dificultando una evacuación de urgencia.
Seguirán los vecinos afectados quejándose de las molestias que les causa el mercado: ruidos, dificultades para acceder a su domicilio, orines en las esquinas y suciedad bastante después de la celebración. 
Seguirán los vendedores quejándose, pretendiendo un sitio céntrico, algo incongruente y reñido con el comercio tradicional, para que sus ventas mejoren, aunque bien saben, porque visitan otras plazas con regularidad, que la crisis también va al mercadillo.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress