Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 13 de abril de 2017
PROFESOR

¿Quién avala a los ricos y desahucia a los pobres?

Paco Molina

[Img #12099]El Capitalismo es una ideología política que entiende que quien crea riqueza y puestos de trabajo es el Capital, y que por tanto hay que proteger y privilegiar al Capitalista (señor que tiene  muchísimo dinero y quiere multiplicarlo).

Tal vez por eso, en España, donde impera un social-capitalismo de tomo y lomo, ocurre lo siguiente:

Si un ciudadano (Don Minúsculo de Abajo e Inem) decide comprar una casa para cobijar a su familia, y como no tiene dinero pide un préstamo al Banco (hipoteca); éste se lo dejará con estas tres condiciones: Si no devuelve el dinero: 1) Se queda sin su casa que pasa al Banco. 2) Se queda sin el dinero que ya le había dado al Banco. 3) Se queda endeudado de por vida hasta que pague la parte que aún queda por devolverle al Banco.

Y sin embargo si un capitalista (Don Mayúsculo de Arriba España) quiere multiplicar su capital, y le parece, por ejemplo, que hacer autopistas es un buen negocio, le pedirá también un préstamo al Banco, y éste se lo dará sin condiciones y con los ojos cerrados, porque sabe que el Capitalista está avalado, aunque no se diga, por el Estado (es decir por todos ustedes)

Vean cómo así es. Sigamos con el caso de las autopistas.

Don Mayúsculo de Arriba España  ha decido multiplicar sus millones, y tras hacer un estudio de viabilidad (las cuentas de la lechera para ver si un negocio es rentable), como buen Capitalista se puso (junto con otros) a hacer autopistas a tutiplén (fundamentalmente las Radiales de Madrid).

Y aunque tenían dinero de sobra, pidieron un préstamo a los Bancos. Unos 5.000 millones de euros de nada.

Pero el negocio resultó un fracaso y ahora estos Capitalistas tan capitolistos, no pueden devolverlos.

Llegados aquí, lo lógico es que les ocurra (por capitolistos) lo mismo que a Don Minusculo al no poder pagar su hipoteca.

Vamos a ver; no es que yo sea partidario de la salvaje “Ley de Desahucios” que hay en España (y sólo en España), según la cual si no pagas la hipoteca pierdes la casa (que se la queda el Banco), pierdes el dinero (que ya habías devuelto) y cargas con la deuda (de lo que te queda por devolver); pero me pregunto, y le animo a usted a que se pregunte lo mismo:

¿Por qué no se aplica esta misma ley a estos sabiocapitalistas de las autopistas (o similares)?.

Es decir, ¿Por qué estos que quisieron multiplicar sus millones con el asunto de las autopistas (o similares), puesto que no están devolviendo el dinero al banco, por qué repetimos, no se quedan sin las autopistas (que se las quedaría el Banco); por qué no pierden el dinero ya entregado (si es que han devuelto algo), y por qué no quedan obligados a devolver (al Banco)  todo lo que falta por devolver; como sin embargo si le toca hacer a Don Minúsculo de Abajo e Inem?. ¿Por qué?.

Pues señoras y señores, no se hace porque el problema del Capitalismo es que crea dos tipos de personas (tanto tienes tanto vales). Y en el fondo no se trata de salvar al Capital y si al capitalista (al dueño del Capital).

Por eso vemos que quien quería comprar un piso para vivir (su hogar) puede perder casa, dinero y futuro; y sin embargo, quien quiere multiplicar su ya abundante dinero, no pierde, ni arriesga nada.

Si señores y señoras, no pierden nada los Don Mayúsculos, porque ahora el Estado (capitalista), es decir usted y todos los don Minúsculos, vamos a comprar a los Don Mayúsculos esas autopistas ruinosas por 5.000 millones de euros.

Y todo para salvar al Señor Capitalista ante un negocio fallido, y sobre todo para salvar a la Banca (que son los mismos que los del negocio fallido y los mismos que por detrás gobiernan) que así recupera el dinero prestado (y encima no se queda con el muerto de unas autopistas con peaje a la ruina).

¿Por qué cuando un trabajador pierde su casa por desahucio, no le compra el Estado la casa por todo el dinero que ya pagó, más lo que aún le deba al Banco?

Porque en un Estado capitalista hay personas de primera y de segunda. Y los de Primera hacen las leyes contra los de Segunda.

Ojalá usted (que es una persona de primera) sea además una persona de los de Primera, que si es  de los de Segunda, más pronto o más tarde, lo pasará mal.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress