Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 19 de abril de 2017
DENUNCIA

La corresponsabilidad del turismo comercial en la muerte de lobos en la Sierra de la Culebra

Carlos Soria Perille

[Img #12126]La Reserva de Caza “Sierra de la Culebra” (RRCSC), se caracteriza por habilitar puntos de ceba donde atraer a los lobos para darles caza. Este controvertido método estuvo vulnerando la propia Ley de Caza de Castilla y León hasta que un decreto en el año 2016 “legalizó” esta práctica deleznable y precursora de prácticas furtivas (1).

 

La RRCSC en un intento de redirigir la incómoda actividad turística centrada en la observación de lobo ibérico, y sin tener aprobado desde hace 24 años el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del también declarado Espacio Natural y Reserva de la Biosfera de la Sierra de la Culebra (2), concede arbitrariamente burdas autorizaciones no vinculantes a las empresas turísticas sobre los lugares donde se antoja no provoquen molestias a la preeminente actividad cinegética, y donde también focalizar las molestias dirigidas a vulnerar los derechos de los ciudadanos a disfrutar de la observación de fauna salvaje (3). Uno de estos lugares “autorizados”, es el cebadero denominado como “Guardalabá”, situado entre las localidades de Ferreras de Arriba y Villanueva de Valrojo (Zamora) a la derecha de la carretera que enlaza esta última con la primera.

 

Sin una legislación que prohíba la caza del lobo en todo el territorio nacional y que proteja adecuadamente a una especie fundamental en el mantenimiento del equilibrio natural de nuestros ecosistemas, tampoco se puede esperar mayor responsabilidad para regular el turismo de naturaleza comercial sin poner en riesgo el desarrollo y la integridad de estos animales.

 

Si queremos entender cuales son las consecuencias que tiene sobre los lobos un aporte continuado de alimento para su atracción, sólo tenemos que remitirnos a los especialistas. En el libro “Etología del lobo y del perro” de David Nieto Maceín se explica a este respecto: «La conducta social del lobo se basa en la perfecta organización para la práctica de la depredación, la necrofagia fomentada puede trastocar, en varias generaciones, las claves de conducta de la especie hasta puntos alarmantes, pues no solo implica un cambio en la orientación trófica, sino que, con ello, también un cambio en los esquemas conductuales», ó dicho de otro modo «(…) conlleva gravísimos problemas derivados de la incapacidad de los juveniles para desarrollar a fondo todas las manifestaciones de comportamiento social y predatorio que les permite adiestrarse adecuadamente en el ejercicio de la caza en la Naturaleza.».

 

La habituación a los lugares de ceba unido a la continuada presencia de personas atraídas turísticamente y situadas a distancias insuficientemente alejadas, conlleva comprometer seriamente la supervivencia de los lobos. No olvidemos que es aquí donde se les mata y que, en condiciones “normales” en temporada hábil de caza, los aportes suelen ser puntuales para satisfacer el costoso y macabro capricho de poseer la cabeza disecada de un lobo como trofeo. Y no siempre está garantizado el éxito, y no lo está porque no se ceba todo el año y porque los puntos de aporte varían en función de como cambien los lugares de cría de los lobos. Concretando, hay cupos que quedan desiertos, primero por la liberadora astucia propia de la especie y sobre todo, por la ausencia de costumbre. ¿Pero qué ocurre cuando los aportes se producen a lo largo de todo el año?, pues que los lobos se manifiestan confiados y se convierten en escopeta de feria (4). Y esto sucede porque estos recursos son favorecidos, personalizados y recurrentes por parte del personal Celador de Caza para mantener una suerte de observaciones inducidas de lobo para los servicios turísticos de AHERCA y ZAMORA NATURAL del “Cluster Interior Legendario” (5), cuando no son estos mismos, los que ceban con piensos para perros ante la ausencia de la carnaza derivada de los descastes “oficiales”.  Hechos consabidos (6) y justificados en su “Informe Impacto 0” (7).

 

Pero además, la presencia de estas empresas sin restricciones de acceso a lo largo y ancho del espacio de la RRCSC y fuera de lugares adecuados para la observación, no solo es inapropiado en la práctica turística, sino que revela información privilegiada sobre la distribución de las manadas comprometiendo nuevamente la supervivencia de estos animales descubriendo su entorno vital y contribuyendo al previsible impacto de futuras visitas incontroladas de personas que en su día fueron clientes de estas empresas.

 

Tomamos un fragmento del Real Decreto 416/2014, de 6 de junio, por el que se aprueba el Plan sectorial de turismo de naturaleza y biodiversidad 2014-2020, en su Anexo punto 1. en el que se dice que: “(…) hay que mejorar la forma en que se practican las actividades relacionadas con el medio natural, para evitar impactos no deseados sobre la biodiversidad (...)” para demostrar que no es un juicio subjetivo, sino la constatación del aún insuficiente esfuerzo de regulación legistativa.

 

El Código Ético de la Asociación de Guías Ornitológicos y de Naturaleza de Extremadura (GUIDEX), documento profesional y comprometido de referencia, establece como norma obligatoria a cumplir por sus socios: “ (…) dar prioridad al bienestar de las diferentes especies de fauna y flora silvestre sobre cualquier otro interés. El guía tiene la responsabilidad de que su conducta y la del grupo no resulte negativa para las especies que se pretende observar”.

 

Un turismo responsable y ético no puede legitimar ni fomentar estas prácticas, por mucha justificación y amparo que proporcione las autorizaciones de una Administración que incumple o modifica a conveniencia la normativa ambiental y que demuestra un empeño rayano en patología psiquiátrica por controlar al lobo. Es el beneficio económico y no el de conservación el que prima en la actividad de estas empresas y su aliada la RRCSC, por mucho ruido mediático y cínico que en sentido contrario nos quieran infundir (8). Sean honestos e informen a sus clientes de que les llevan a cebaderos donde se favorece la muerte de lobos con su presencia.

 

 

(1)“Atractivos para abatir lobos”. Opinión de Zamora.

(2)“La Junta revoca la orden para regular los recursos de la Culebra dictada hace 24 años”. Opinión de Zamora.

(3)“Celadores de caza matan especies de interés turístico frente a los visitantes en una Reserva de la Biosfera de Zamora”. Tercera Información.

(4)“Más pruebas sobre las consecuencias de cebar lobos con fines turísticos”. Actualización en la petición de firmas en Change.org “Salvar al lobo de los censos oficiales, planes cinegéticos y reservas de caza en CyL”.

(5)“Malas prácticas e intrusismo profesional en la actividad turística en torno al lobo ibérico en la Sierra de la Culebra (Zamora)”. Tercera Información.

(6)”Denuncian trato de favor hacia una empresa dedicada al turismo del lobo”. Opinión de Zamora.

(7)“Informe Impacto 0”. Cluster Interior Legendario. (www.lobomarley.org) J.A. Hernández Blanco, Angel M. Sánchez, J. I. Vega. 2013

(8)¿Dónde están los lobos?. Opinión de Zamora.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
4 Comentarios
Sylvie Preseau
Fecha: Sábado, 24 de junio de 2017 a las 09:52
Dejen al lobo en Paz !!!
Enrique Gonzalez
Fecha: Martes, 16 de mayo de 2017 a las 20:28
Madre mía!! Es curioso que hable de turismo ético un tipo que tiene una empresa llamada Lobisome naturaleza que hace negocio con el lobo y que además al único sitio que lleva a sus clientes es a la pista de Linarejos, donde hay dos cebaderos de lobos para la caza.
Deja de vender al lobo!! Esto demuestra tu **** pocresía.
Raul Pascual
Fecha: Sábado, 6 de mayo de 2017 a las 10:44
Así es, se debe evitar por todos los medios que cambie la conducta del lobo y deberíamos ser conscientes como denuncia Carlos Soria de Lobisome de que la ceba o la caza indiscriminada de cualquier miembro de una manada, ya sean machos alfas, cachorros o hembras plañideras afecta directamente al comportamiento de la manada, desestructurando su formación y provocando así conductas negativas como ataques al ganado. Debemos de preservar el tesoro que es el lobo ibérico. Los habitantes de las zonas en las que se convive con este hermoso animal han de saber que el beneficio que les aportara a futuro siempre sera mayor que ha presente. Mañana cuando no queden lobos, nadie vendrá ni para hacer turismo de avistamiento ni para darles caza, con lo que la zona quedara en coma inducido. Recientemente he pasado unos dias alli y curiosamente la mayor parte de turistas con los que he tenido ocasion de hablar estabamos alli para lo mismo, por supuesto consumiendo los productos sanabreses y alojandonos en sus hosteles y casas rurales.
Luis Felipe quijano
Fecha: Sábado, 22 de abril de 2017 a las 07:34
Completamente de acuerdo con lo expuesto en el artículo.
Todos conocemos la " mala praxis " de dichas empresas y el desinterés interesado por el lobo que tienen el señor campesino y el señor herrero por el lobo.

El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress