Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 8 de mayo de 2017
PRIMARIAS PSOE

Cara, Pedro; Cruz, Susana; Canto, Patxi

Marino Carazo

[Img #12435]Se ha cubierto ya la primera etapa en el recorrido de las Primarias del PSOE en busca de su nuevo Secretario General. Un proceso importante, no sólo para los militantes socialistas, sino relevante en grado sumo para el futuro político del país.

La recogida de avales ya es un hecho y se ha convertido, en la práctica, en una primera vuelta electoral del partido en la que los candidatos han puesto toda la carne en el asador. A la vista de los números se vislumbra claramente que la feroz división existente en el PSOE, no sólo se mantiene, si no que se aviva. Ha demostrado mucha fuerza la sección más conservadora, con Susana Díaz a la cabeza, pero también, tras su derrocamiento, ha resurgido de sus cenizas Pedro Sánchez, liderando a los partidarios de recuperar la izquierda y renovar el partido. Patxi López, a pesar de haber conseguido ampliamente los avales necesarios, ha quedado alejado claramente de toda opción.

Destacar, como primera lectura, la importancia que tienen estas Primarias para la militancia socialista, reflejada en el hecho de la gran movilización producida. Un 70% del censo ha plasmado su firma en apoyo de uno u otro candidato. Se han recogido 132000 avales de los 187000 posibles. Una muy alta implicación, más que positiva en cualquier confrontación electoral, y más teniendo en cuenta que no era sino un mero trámite y no la votación final.

La segunda lectura a destacar sobre los datos que se tienen, es la tremenda sorpresa por el enorme apoyo que ha obtenido el Exsecretario General. Más de 53000 firmas válidas le avalan, a pesar de las malévolas insinuaciones de la andaluza sobre su validez. Manifestaciones de las que no se ha disculpado tras la verificación oficial, ni a pesar de que a ella misma se le hayan tenido que anular unas 4600 por defecto de forma. Una "colleja" en toda regla a la Gestora, a los barones y a la candidata oficial que con todo el aparataje a su favor, apenas ha podido superar a su rival en 6000 firmas. La traducción más lógica es que gran parte de la militancia y el fervor popular en el seno del partido está con Pedro.

La lectura estructural es que el PSOE continúa con su cisma. Aparece dividido en dos facciones mayoritarias que, de momento, parecen más irreconciliables que nunca. Una mitad del partido, liderada por Pedro Sánchez, a la búsqueda de la identidad perdida y recuperar su espacio natural en la izquierda, y la otra mitad, inmovilista y reaccionaria, que ya ocupa el centro político, y espera llegar a gobernar desde ese centro algún día, sin apoyo alguno, ya que insisten en absurdos vetos a los socios que le son naturales.

Entre ambos, un Patxi López que pudiera haber sido la amalgama de unión e integración que el partido necesitaba, pero que ha quedado relegado en la práctica a una presencia testimonial en estas Primarias. La única salida que le queda, sería una plausible fusión con la candidatura de Pedro, tan afines por otra parte, equipos e ideas, que diera como resultado un proyecto claramente vencedor, por números y por lo ilusionante. El inicio de una nueva etapa renovadora para el partido y, más flexibles a los pactos, con posibilidades reales de sacar al Partido Popular de la Moncloa. Tampoco es que Pedro Sánchez haya gestionado muy bien esta posibilidad, embebido quizás por el éxito parcial, al hacerlo público y ofrecerlo unilateralmente, antes de haberlo consultado personalmente. Algo semejante a lo que le hizo a él, en su día, Pablo Iglesias. Salvadas estas formas, no considero descabellado hablar de una alianza entre ambos, incluso trabajando, en el futuro, uno centrado en el Partido, con más tablas, y el otro, más carismático, en aras de conquistar el Gobierno del Estado, pero trabajando juntos. Ninguno de los militantes que hayan avalado a Patxi López se sentirían por ello, como se ha excusado, traicionados en su confianza de producirse el tándem. Lo mismo que del otro lado. Más bien, al contrario, puede que muchos votos de los avalistas del vasco se destilen, por sí solos, hacia el proyecto de Pedro en contra la opción oficialista responsable del "golpe" de Ferraz y que pretende gobernar con un veto permanente a Podemos, sin analizar que, si quieren gobernar algún día, están condenados a entenderse.

Quedan las espadas en todo lo alto para la segunda vuelta el 21 de mayo. Una decisión importante en manos de la militancia para el futuro de un Partido Socialista que se encuentra ante una decisión crucial. Del resultado de estas Primarias puede depender, recuperar sus opciones de gran partido o acabar siendo un partido residual dentro del panorama nacional desangrado en venganzas y luchas personales, como ha pasado en otros países.

La moneda está en el aire y con ella las posibilidades de cada uno. Si sale cara, el nuevo Secretario General será, mal que le pese a la gestora y barores socialistas, Pedro Sánchez. Si sale cruz, el partido tendrá, por primera vez en su historia, una mujer en la cúspide. Las opciones de Patxi López pasan porque la moneda... caiga de canto.

Marino Carazo Martín

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress