Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 17 de mayo de 2017
ANÁLISIS PSOE

Debate PSOE: lo que es y lo que debería ser

Marino Carazo

[Img #12597]El pasado lunes, día de San Isidro, se enfrentaron entre sí ante la opinión pública y los medios, en un debate a tres, los candidatos a hacerse con la Secretaría del PSOE. Saltaron a la arena de Ferraz los gladiadores y brindaron una lucha encarnizada de mutuos ataques, polarizada en dos tendencias extremistas, "Pedro versus Susana". En el medio, literalmente, el tercer candidato, Patxi López, que intentó poner cordura en busca de soluciones y la unidad del Partido, en vez de insistir, como sus contrincantes, en los errores del pasado.

Un debate emotivo y pasional que no defraudó a quienes lo seguimos, a pesar de algún enzarzamiento inadecuado en "peleas infantiles". Susana Díaz, tras el fiasco de no poder arrollar en número de avales a su principal oponente, se enrocó en atacar a Sánchez por sus resultados electorales, los peores de la historia socialista, y por su predisposición a la posibilidad de un futuro pacto con Podemos. No explicó, sin embargo la candidata, que ella gobierna Andalucía, granero tradicional del voto socialista, con los peores resultados nunca vistos en esa Comunidad, ni que los malos resultados en las elecciones generales dependieron rotundamente de las decisiones políticas del último gobierno Zapatero. Tampoco se molestó en analizar y concluir que los males y la división de la familia socialista es muy anterior a al Sr. Sánchez.

Susana Díaz se limitó a desprestigiar a Pedro Sánchez, pero no puso ni una solución sobre la mesa, ni dedicó un minuto a explicar su proyecto, que por otra parte le recordaron... "aún no has presentado". Parece basar su fuerza y posible victoria, exclusivamente, en hundirlo con el apoyo del aparato y el respaldo de barones y viejas glorias socialistas, que debiendo mantenerse al margen, se han apuntado, inexplicablemente, al carro de la "faraona".

Pedro Sánchez se batió con ella sin reparos, pero obvió, del mismo modo, entrar en el fondo de su proyecto. Basó su exposición, y su ataque, en la deslealtad que para con él tuvieron la ejecutiva y el "elefante blanco" del sur que movió los hilos. Es indudable que, logrados más de 50000 avales sin apoyo oficial, cuenta con el aplauso mayoritario de la militancia, ciertamente cansada de sus dirigentes. Bien plantado en el ruedo, toreó bien el debate, pero un par de pinchazos le impidieron salir a hombros de la plaza de Ferraz.

Patxi López, con poco que perder, se graduó "cum laude". Puso sobre la mesa ideas y propuestas sobre las que debatir e intentó llevar el diálogo por cauces prácticos, intentando huir de los ataques recíprocos de sus adversarios, anulándolos hábilmente. Dio "zascas" a izquierda y derecha, desde su atril, con certeros argumentos. Dijo, con rotundidad, que quienes ganan y pierden elecciones, no son las personas, desmontando la falacia insistente de Susana de etiquetar a Pedro de perdedor y de ganadora a ella misma. Resumió la política de pactos ante los ataques al respecto, nuevamente de Susana, sentenciando "No es importante con quién se pacta, sino para qué" a la vez que reconoció como un error, haber permitido, con la abstención, el gobierno del peor y más corrupto PP de la historia, pero insistiendo en no mirar atrás y ver qué se hace ahora con los 84 diputados socialistas en el Congreso.

Un debate enriquecedor en el más amplio sentido, a mi modo de ver, enturbiado por cierto "verdulerismo" puntual, en contenido y forma, en alguna de sus fases, sobre todo de la andaluza, que dirigiéndose a quién ha demostrado prácticamente, en número de avales, la misma confianza de los militantes que ella misma, le espetó sin razón: "Ya no se fían de ti, Pedro", bochornoso doblemente, viniendo de quien fue el cerebro, sin duda, del movimiento de sillas en Ferraz.  Ella es, de momento, la única que ha demostrado no ser de fiar tras los hechos acaecidos. Por otra parte, expuso la prioridad grandilocuente, de "Primero España, después el Partido y por último la persona" con la total incoherencia de haber actuado justamente en el orden inverso... Primero ella, derrocando a Pedro por intereses personales, sin importarle dividir al partido para poder ser ella S.G. y, por último España, entregándosela en bandeja, con la abstención en el Congreso, a las políticas conservadoras del Sr. Rajoy, opuestas al sentir y la ideología socialista.

En resumen, los candidatos se han retratado el pasado lunes con las mejores "galas" que tenían. Cada uno salió en la foto como salió y los militantes serán los que el próximo domingo elegirán un nombre de la terna.

Por saber estar, por sus ideas, por las propuestas manifestadas y por las contestaciones a sus oponentes, tan adecuadas como rotundas, el vencedor claro del debate, fue, sin duda, Patxi López, que por ello y por su trayectoria, merecería el mejor de los resultados el próximo domingo. Algo tan claro para mí, como que la victoria el día 21 caerá de otro lado, porque las cosas son como son y, muchas veces, no como deberían ser.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress