Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 21 de junio de 2017
DENUNCIAS

Matorrales ardientes

A Medio Ambientele gusta el riesgo

[Img #13360]Manuel Herrero Alonso

Sucede, entonces es cuando nos damos cuenta de que se podría haber evitado, simplemente tomando precauciones. Sucesos recientes nos hacen ver la importancia de la prevención. Lo que queda en un solo susto debería servir de lección.

De nuevo, en el aparcamiento de la sindical, se celebrará la hoguera de San Juan. Las peñas de la ciudad están invitadas a reunirse en torno al fuego para disfrutar a lo grande de la noche más corta. Fuego. Estamos hablando de fuego, algo lógico siendo una hoguera. Los bomberos, esperemos que no tengan trabajo en otros puntos de la ciudad, estarán presentes. Muy cerca, la vía del ferrocarril está llena de rastrojos y maleza seca, que pude arder con facilidad, recibiendo una simple chispa. Seguramente, nada pase, pero buena gana de correr un peligro que se podría evita, con una simple siega. Está claro que a nuestros gobernantes municipales les gusta correr riesgos.

Terrenos con matorrales secos, que pueden arder en cualquier momen. Tenemos solares desatendidos en el casco urbano, pegando  a nuestras casas. Tenemos fincas abandonadas en todos los alrededores de la ciudad, algunas muy próximas a los edificios de viviendas,  repletas  de hierbas y matorrales secos. El calor aprieta. El riesgo de incendio es grande. Las dimensiones que un fuego en verano puede alcanzar nadie lo sabe. Las consecuencias que puede llegar a tener, tampoco. Alguien, sí que sabe cómo evitarlo: con un desbroce, pero a tiempo.

                Como ya hiciera el año pasado, la Concejalía de Medio Ambiente, dadas sus competencias, ha hecho saber, mediante una simple carta, a los propietarios de fincas abandonadas, la obligación que tienen de mantenerlas en condiciones de salubridad, seguridad y ornato adecuados. Así ha reclamado que procedan  a una limpieza del solar o del terreno que tengan. Es más, en caso de no hacerlo, el propio Ayuntamiento procederá a realizar la limpieza requerida con carácter subsidiario. Vamos, que después de realizado el trabajo, cargará o, al menos, lo intentará, el coste a los dueños.

                Una buena medida, pero que se hace tarde. A día de hoy, son muchas las fincas llenas de material vegetal seco, que siguen esperando una intervención, sirviendo de guarida de roedores, reptiles e insectos. Pero, además, existe un peligro de que por accidente todo ese material, por no haberse retirado a tiempo se convierta en llamas.

                Es el propio Ayuntamiento de la ciudad, el que consciennte, ha reclamado a los correspondientes titulares de fincas afectadas, que limpien lo suyo. Estupendo, pero habría que decirle también a la administración que limpie lo de todos. Porque hay terrenos comunes que corresponde limpiar al propio Ayuntamiento y que presentan un estado deplorable. 

 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress