Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Sábado, 24 de junio de 2017
SAN PEDRO

Ferias y fiestas, para algunos, de San Pedro

Una opinión sobre algunos peñistas, y no peñistas, ruidosos que impiden el descanso de los ciudadanos

[Img #13426]Por Manuel Herrero Alonso

Eran las tantas de la mañana del segundo día de San Pedro, mejor dicho, la noche de la hoguera de San Juan. Un grupo, de los que a esas horas andaban de juerga, avistó a otro. Uno de ellos advirtió a sus compañeros de lo obvio: ahí vienen… los que sean. No hizo falta que se acercaran demasiado para comunicarse, pues hay quien entiende que a esas horas se puede vociferar: “¿Qué ha pasado?”,  preguntó uno de ellos y, a lo lejos, una voz un tanto tomada -sería por el frío- contestó: “¡Nos han echado!”. “Pues veníos al local nuestro”. Varias veces llamaron los vecinos a la Policía Municipal, al menos en cuatro ocasiones acudió la patrulla. En la última, se llevaron a dos miembros de la peña, que, según los vecinos, se pusieron gallitos ante los agentes.

 

Estamos en ferias, para algunos también en fiestas, y es comprensible que la gente trate de divertirse. Un medio socorrido de salvar la situación, por parte de los responsables municipales, como anteriormente hicieran otros, es echar mano de las peñas: Dan colorido, animación, los jóvenes se entretienen y solo se necesita ponerles música, en la plaza o donde sea, porque, del resto, ya se encargan ellos. Se sirven de locales que alquilan, solo por unos días, por lo que, ante esta situación, con que tenga techo y puertas cualquier cosa puede valer. Así que, quien tenga una propiedad en un bajo, y carezca de reparos, les alquila este, por unos días y allá ellos. Y necesitan el local para guardar el carrito, ese inseparable elemento de valioso contenido, que acompaña al grupo. Con las puertas abiertas, puede verse el interior de la particular guarida  y los enseres que allí guardan, el mencionado portabebidas, con ruedas y otras cosas de lo más variopintas, como pueden ser, sillas, colchones, sofás. Y, teniendo en el garito, tan particular mobiliario, y hoy que la música se pone hasta con un móvil, qué necesidad tienen de salir, salvo para hacer sus necesidades.

 

Quien tiene cerca el local de una peña de componentes que no saben comportarse (no son la mayoría), saben del particular sufrimiento. Toda la noche sin pegar ojo, igual quien tiene que madrugar al día siguiente para ayudar a levantar el país, como quien no puede porque una enfermedad se lo impide. Y, de mañana, el espectáculo de encontrar la calle llena de botellas, plásticos y otros objetos y las regateras de orines con su particular hedor. Sacrificio colectivo de la vecindad, todo por la diversión de algunos.

 

Alternativas hay. Pero hay que buscarlas, claro. Puede estar en poner un límite de horario, impedir que se utilicen locales para estos fines, programar actividades en las afueras, cambiar de alcalde (algo que no ha modificado el tipo de diversión, demasiado arraigado) o, simplemente, aplicar la legislación, tal y como hacen tan estrictamente para los negocios de hostelería, que prestan un servicio social y dan empleo, todo el año.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
4 Comentarios
Fecha: Domingo, 25 de junio de 2017 a las 01:14
Ele
Hoy son las 2:08 y aún hay mucho ruido en la calle. Entiendo que son las Fiestas de San Pedro pero también algunos deberían entender que algunas personas apenas duermen en estas fiestas porque, con este calor, si abres las ventanas no duermes por el ruido y, si las cierras, no duermes por el calor.
Yo ya no me extraño de nada porque vivir en el centro de Zamora supone esto y más durante todo el año... Ya no hablo de Fiestas sino de ruido Jueves, Viernes y Sábado de madrugada a horas intempestivas.
Fecha: Sábado, 24 de junio de 2017 a las 14:21
Hostelerossuperheroes
Si los negocios hosteleros aplicarán la legislación vigente no explotarían a jóvenes por dos duros mientras ellos se llenan el saco de pan... Te ha quedado muy bonito pero la realidad carece del matiz de la belleza majico y a lo mejor deberías preocuparte de que esa gente q está de fiesta xq no trabajan tengan un trabajo digno y justamente pagado lo mismo así olvidaban el alcohol y se preocupaban de ganar dinero que es lo único q a cualquiera le importa
Fecha: Sábado, 24 de junio de 2017 a las 14:07
Zoe
Súper necesario mencionar lo de "cambiar de alcalde" en tu texto para que no quedaran dudas del pie del que cojeas, ¿no?
Con Valdeón las cosas- comportamientos de los peñistas,locales,basuras etc- eran exactamente iguales.
Creo que es un problema de conciencia social y no de tintes políticos; mezclar ambos es un error.
Fecha: Sábado, 24 de junio de 2017 a las 12:47
María Eugenia
A los chavales jóvenes de la era 2000 qué les pasa? Están descerebrados? El alcohol desde tan temprana edad les ha comido las neuronas? Misterio, pero son maleducados irrespetuosos, cerdos, y no se merecen ningún trato de favor. A por sus privilegios, ya.

El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress