Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 1 de agosto de 2017
DULCINEA DEL DUERO

Roma, santificado sea tu nombre

Beatriz Recio

[Img #14164]Si cae el Coliseo, cae Roma, si cae Roma, cae el mundo’. Aserto romano de la época de los Césares. Tuve, ha tiempo, el privilegio, porque eso es y no otra cosa, de haber disfrutado de Roma. Suelo sentir la hostilidad de una ciudad nueva, resultan extraños los lugares que uno conoce por primera vez. No ocurre eso en la Ciudad Eterna. Te arropa, te atrapa entre el ocre de sus muros y la majestuosidad de sus pinos. En cada busto de un Emperador se apoyan, secas, coronas con cintas en su honor. No hay acento que iguale al de sus gentes, se intuye la sabiduría reposada de milenios en la mirada de un romano, no existe ciudad sobre la tierra que supere su monumentalidad, ni placer más grande que el callejear por el laberinto del Trastevere, o la emoción de contemplar la mano de Plutón sujetando el muslo de Proserpina en su desesperada huida, o arder ante la mirada de fuego de Teresa de Ahumada, dolor anhelante de carne ausente. Festival de color en las tiendas de guantes que jalonan la plaza de España. Clásicos recitados a la luz de la noche que alimentan el alma. Nada es comparable a Roma y no solo por lo obvio sino precisamente por lo que no lo es.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress