Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 3 de agosto de 2017
CRISÁLIDA

Las motos lloran gasolina negra

Eugenio-Jesús de Ávila

[Img #14231]Fue uno de los zamoranos que más fama dio a nuestra ciudad y provincia. No fue un intelectual, ni un poeta, ni un cineasta, ni, mucho menos, un hombre de la res pública. Fue tanto como un piloto de motocicletas, un genio en dos cilindradas, 50 cc y 125 cc. Cuando yo era niño, en el circuito de Tres Cruces, Víctor Gallego, Carretera de la Estación, en aquella Zamora aún franquista, me contagio las ganas de ser como él cuando fuera mayor. Pero me hice adulto y las motos me daban miedo. También quise ser torero. Lo hacía bien, cuando toreaba a mi hermano Antonio, hasta que un día, en la venta del Puerto, con ocho años, me dieron una muleta para que citara a una vaca de leche. Y me negué. Total ni fue torero ni motorista.

Ángel fue el mejor de su época, con Giacomo Agostini, el italiano de la gran cilindrada, los 500 c.c. Él, como Bahamontes, el Águila de Toledo; Guillermo Timoner, el rey del velódromo; Santana, el tenista que fue niño pobre y desafío el poder de potencias como Australia y Estados Unidos, me hicieron sentir orgulloso de ser zamorano y español. Entonces el deporte aún era una cuestión de genios, hoy tan solo del capital, que hace campeones a los grandes clubes de fútbol o baloncesto. Todo es mentira.

Ángel Nieto fue una gran verdad, tanto como que nació en Zamora, no lo nacieron como a Leopoldo Alas “Clarín”. Por las venas del gran campeón corría sangre pura de esta ciudad y provincia humilde, que fue grande, que fue importante, que tuvo una historia y que hoy, 3 de agosto de 2017, perdió a uno de sus hijos más ilustres. Si Dios existe, que cada vez lo dudo más, lo tenga en su gloria. Zamora debería guardar luto por su ausencia eterna. Se nos fue Nieto, pero nos quedará el olor a gasolina de sus motos. Hoy, todas las motos expulsarán humo negro, en señal de luto por el gran campeón.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress