Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 4 de agosto de 2017
PUEBLO

Muerte en verano

Mª Soledad Martín Turiño

[Img #14257]Cada verano suele despertarnos de las vacaciones una noticia que sobresalta el espíritu, casi siempre por el fallecimiento inesperado de un famoso, una catástrofe o alguna desgracia parecida. Tal fue el caso de las muertes en accidente de coche de la princesa monegasca Grace Kelly en Septiembre del 82, y la inglesa Diana de Gales en Agosto del 97, o el impactante accidente que le costó la vida a Álvaro Bultó en Agosto de 2013.

Este verano no ha sido una excepción y a primeros de Agosto nos encontramos con la triste noticia del fallecimiento de nuestro paisano Angel Nieto, zamorano, campeón del mundo de motociclismo 12+1 y, sobre todo, una buena persona querida por todos los que le conocieron.

Es en estos momentos puntuales cuando nos despertamos de la postración estival y nos compungimos por la noticia, comentando de paso la fugacidad de la vida y auto-instándonos a cumplir el precepto “carpe diem” acuñado por el poeta romano Horacio, que ya ratificaba el latino Virgilio con su “tempus fugit”. Sin embargo, al cabo de un rato (que depende sobre todo del grado de conmiseración de cada persona), reanudamos nuestra vida, porque la playa nos espera, el asueto es muy atrayente y las meditaciones de este calibre parecen no ir muy acordes con el estado de placidez y alejamiento de la realidad que proporcionan las vacaciones.

Escuché decir a alguien, a propósito de Angel Nieto: “Nos estamos quedando sin héroes”; me gustó la frase sobre todo porque en muchas ocasiones los personajes mediáticos se convierten en referentes a quienes imitar, e incluso de quien estar orgullosos. Angel Nieto, un hombre de familia humilde, luchador innato con la furia que proporciona la vida cuando nadie regala nada y sobrevivir se convierte en una pugna cotidiana, ha alcanzado ya la categoría de eterno, de héroe y, sobre todo, de una gran persona.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress