Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 7 de agosto de 2017
MI VERDAD

Los otros cómplices de la decadencia de Zamora

Eugenio-Jesús de Ávila

[Img #14271]Hace unos días, horas después de que se presentase el gerente de Zamora 10, Fernando Prieto Toranzo, un profesional preparado y, además, zamorano, consideré oportuno, entre otras cosas porque un periodista que se precie, para ser valorado, se debe obligar a analizar la historia de su ciudad para relacionarla con su presente y proyectarla al futuro, escribí un artículo sobre las razones, empíricas, de la decadencia económica, social, cultural y demográfica de nuestra ciudad y provincia. Por cierto al día siguiente, por la mañana, en San Torcuato, un amigo común me presentó a Prieto Toranzo, que confesó haber leído ese texto, con el que estuvo de acuerdo. Fue una conversación breve, de pie. Pero creo que suficiente para saber que Fernando sabe que, sin el concurso del Estado, del poder político, no hay nada qué hacer, por mucha ilusión que detenten los empresarios de Zamora 10.

Como digo, en aquel escrito repasé las causas de la situación de coma inducido que padece Zamora, pero me olvidé de señalar a otros culpables, cómplices de su agonía y ocaso: los políticos zamoranos ,que, desde 1977, nos representaron y representan en la Junta de Castilla y León, Senado y Congreso de los Diputados, pues salvo alguna excepción que confirmaría la regla, obedecieron los dictados y órdenes de sus respectivas formaciones antes que las necesidades de sus ciudadanos, de sus paisanos, tan crédulos, tan inocentes, tan cándidos cuando depositaron sus votos en las urnas.

Todos ellos, procuradores, senadores y diputads, han vivido la deriva hacia la nada económica y demográfica de Zamora. Qué no se llamen a engaño, qué no se les ocurra jurar que no sabían nada, que no pasaban por aquí. Tragaron decisiones que perjudicaron gravemente a nuestra provincia, a la ciudad de Zamora, como ya cité en ese mencionado articulo. Reitero: Regimiento de Toledo, trasladado a Salamanca; cierre de líneas férreas de la Universidad Laboral, de la prisión provincial. Entonces mandaba Felipe González. ¿Se rebelaron nuestros diputados y senadores socialistas? No. La admitieron. Después también gobernó el PP. Aznar, con un par, dijo aquello de que volvería a Benavente en tren. ¿Cuándo aconteció ese milagro? ¿Protestaron nuestros pollíticos populares en la Junta y en las dos cámaras, alta y baja, instaladas en Madrid? Tampoco. Les importó una higa que Zamora se fuese al carajo, que muchos zamoranos emigrasen, que miles de hectáreas se quedasen sin cultivar, que se produjese una bestial reconversión agropecuaria que ha cerrado miles de explotaciones en nuestra amada tierra. Y tampoco me olvido de los empresarios que se enriquecieron por su cercania al poder político. También ellos son reos de nuestra miseria económica y desierto demográfico. No lloren como Boabdil.

Y esto sucede porque la actual Ley Electoral favorece el poder de las nomenclaturas de los distintos partidos. El ciudadano no elige, se lo dan hecho. El ciudadano se cree que él resulta decisivio. En absoluto. El ciudadano, el pobre y el rico, el inteligente y el menos dotado, rubrican lo que antes eligió el presidente, secretario y comité ejecutivo de cada formación. Ese ese es el gran engaño. Por lo tanto, el político local sabe quién lo colocó en las Cortes de Castilla y León, Senado y Congreso de los Diputados: Suárez, en su día; después González; más tarde Aznar, le tocó el turno a Zapatero y ,y en la hora de nuestra , Mariano Rajoy. Son, pues, representantes del partido, PSOE y PP, nunca del pueblo. Nunca.

Zamoranos: ¡Abrid los ojos! ¡Pensad. No duele tanto! ¡Qué podermos perder ya los zamoranos!

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress