Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 9 de agosto de 2017
PATRIMONIO

Azudes: el de Cabañales, como el de Olivares, también roto.

Presenta una rotura, que inutiliza totalmente la misión del azud.

[Img #14282]Manuel Herrero

 

Desde la puerta del Obispo, la avenida de Vigo, o desde la avenida del Nazareno, puede verse. El azud de Olivares está roto. Además de la pérdida masiva de agua, que resta a las aceñas, existe riesgo de que se produzcan nuevos desprendimientos. Entre las inversiones sostenibles, hay una partida de 60.000 euros para su reparación. Escasa la cantidad asignada, teniendo en cuenta la necesidad de actuar en el cauce de rio y las dificultades para trasladar la maquinaria necesaria, bien distintas a cualquier otra actuación a realizar en tierra firme.

                Menos visible, pero igualmente roto, está el azud de Cabañales. A pocos metros de las aceñas, del mimo nombre, pierde agua masivamente, con la particularidad de que el boquete, afecta a la parte inferior del muro, siguiendo intacta, al menos de momento, la zona superficial.

                La misión de un azud es dirigir el agua del rio a un punto,  que, siendo el caso, suele ser una aceña. Resultando especialmente útil, cuando la corriente es mínima, porque permite realizar un aprovechamiento del escaso caudal, transformando de una forma totalmente ecológica, la fuerza hidráulica del agua en energía mecánica, útil para moler u otros fines.

Para que el repecho, que va de orilla a orilla, cumpla su cometido, debe encontrarse en condiciones óptimas en toda su extensión. El azud de Cabañales está roto. El agua se escapa por el boquete, por  lo que no consigue retener  tras él,  los metros  cúbicos necesarios. Como resultado,  a los molinos no llega la corriente. Ante las compuertas se han formado arenales. La vegetación está creciendo y cuando lleguen las crecidas, los canales de paso estarán obstruidos, será necesario un dragado, que supondrá un montón de euros.

 El lomo del muro de piedras está completamente seco en toda su extensión, sin el más mínimo atisbo de corriente saltando por encima de algún punto, entre el puente del ferrocarril y su terminación cerca del puente medieval. Detrás, el nivel del rio ha descendido en más de un metro de nivel, afectando tanto a las orillas como a todo el entorno medioamientalmente, del espacio fluvial urbano. La problemática, causada por la rotura del azud de Olivares, es similar a la alcanzada por el roto de Cabañales, por lo que la respuesta municipal, debería de ser al menos similar, pero parece que no.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Jueves, 10 de agosto de 2017 a las 11:44
tonblan
El río está de pena, el mantenimiento es nulo. Ignoro de quién depende, pero la oportunidad de sanearlo, dragarlo y limpiarlo está ahí.

El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress