Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 30 de agosto de 2017
INCENDIOS FORESTALES

Manos frente a la barbarie de una mano criminal

Por José L. G.

[Img #14678]Tengo unas manos grandes, desde el martes pasado han trabajado como han podido en Cabrera, en Sanabria y en Fermoselle, apagar incendios es una labor terrible, donde los hombres y mujeres dan mucho más de lo que tienen y de lo que se les paga, donde muchas veces hay que asumir lo inasumible, hombres y mujeres con manos fuertes como las mías, manos que se despellejan por una tierra que sin serlo sienten como suya, maldito el que no entienda la grandeza de estas gentes, de los chicos de Villaralbo, Villardeciervos, Rosinos, Tabuyo, Pino, de los retenes, de los de los camiones, de los maquinistas, de los pilotos, de los guardas, de los bomberos, de los militares y los guardias, este trabajo nos recuerda el valor de lo público, de lo común, es el valor de oye vecino, estamos aquí y vamos a hacer lo posible porque estés a salvo, estos días he apretado muchas manos de valientes, nos hemos abrazado si algo salía bien y nos hemos mirado con rabia ante la impotencia de ver que se nos iba, muchas manos de gente grande, muchas manos frente a la barbarie de una mano criminal.

 

Ayer lloré, pensando en todo lo que se había perdido, lloré pensando en la pena que estarán pasando Pepe y Jose Luis Piriz García, pensé en cómo se enfrenta alguien que ama tanto a su tierra a un desierto que ya no conoce, lloré agradecido a Mar Marcos que dibujó un corazón en una bolsa de periquillos que nos decía "estamos con vosotros", lloré por gente como Víctor Casas, que tendrá que contar que el negro era vida, por todos los que al abrir la ventana tendrán ese golpe amargo de lo muerto, lloré lo que pude, a ver si hoy o mañana o pasado podemos sacar fuerzas para que estas manos grandes empiecen a arañar la tierra buscando el primer brote verde del otoño.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress