Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Domingo, 3 de septiembre de 2017
MISIVA

Carta abierta al subdelegado del gobierno en Zamora (PP)

Paco Molina

[Img #14757]Estimado Señor, mi dirijo a usted por este medio por el mismo motivo por el que usted decidió decirle a la ciudadanía, que yo quebranté la Ley y que por tanto soy merecedor de una multa de 300 €.

Según usted, la Comisaría de Policía de Zamora me denuncia, y usted como máxima autoridad en estos asuntos me condena de entrada.

Aunque no domino el tema, es algo así como, si un fiscal (la Policía) viera indicios de delito en alguien (yo), por tanto se lo hubiera comunicado al Juez (usted), y el Juez me condena en principio. (Al iniciar un expediente en el que se me dice que debo pagar 300 € de multa, pero que si confieso me hacen una rebaja del 50 %)

Y aquí es donde surge un problema que debe conocer la sociedad para que tome partido.

Porque resulta que todo esto es evidente que tiene que ver con los partidos políticos (usted es de uno, el PP, rival acérrimo del mío, Izquierda Unida, única organización, junto con el PCE a la que pertenezco; bueno y a la comunidad de vecinos).

Con lo que podría ocurrir que usted es juez y parte en este enredo, y por tanto estar actuando conforme a dos criterios interesados:

Uno sería zaherir a la Plataforma Stop Desahucios de Zamora, y por ende tratar de amedrentar a todo el movimiento ciudadano, por unos hechos nimios (una concentración, pacifica, civilizada e inocua, que no produjo ningún problema a ni uno solo de los ciudadanos de Zamora o que estuviesen ese día en Zamora).

O sea, estaríamos ante un caso de represión contra el pueblo por parte del PP, no vaya a ser que aquel se le suba a las barbas para defender sus derechos (los que tienen las gentes sencillas), o la justicia social (como es este caso, el del campesino de Toro al que Hacienda quería desahuciar).

Y el otro criterio sería, como ya insinúe, que la multa (mía) está dirigida contra mí por ser yo como soy (política y socialmente hablando), lo mismo que contra los otros multados (5 más).

Me atrevo a decir esto porque (al margen de lo que alegue técnicamente para evitar la multa) el tal procedimiento sancionador huele a podrido.

La base del juicio al que se me somete se resume, según ustedes, en que yo soy promotor u organizador de una concentración ilegal (por no haber sido comunicada al Gobierno en tiempo y forma) ) y que por tanto quebré nada menos que una Ley Orgánica cuyo fin es nada menos que la protección de la seguridad ciudadana.

Tras recordar que tal concentración fue un acto de un respeto absoluto a todos los ciudadanos (celebrada en las escalinatas de Hacienda, sin dificultar la entrada  o salida en la misma, como demuestra el que los agentes de seguridad privada allí existentes no requirieron esfuerzos, ni refuerzos, para desempeñar su tarea) y que por tanto, comunicada o no, no supuso ninguna alteración del orden público, profundicemos aún más en lo que se puede ver como una actuación de mala fe más que del cumplimiento del deber.

No me creo que por razón del acto celebrado la Policía Nacional de Zamora decidiera hacer nada, porque como digo fue de un sensato abrumador. Más bien suena a que alguien les pidió actuar “buscándole tres pies al gato”.

Actuación que a lo peor fue a posteriori (el día de autos solo recuerdo ver en Santa Clara uno de las fuerzas del orden, a bastante distancia) y basada en fotos (según se me dice en la acusación).

Y claro cuando se fuerzan las cosas salen forzadas y mal.

Deducir, como dicen que dice la denuncia, que yo  (al que identifican sin identificarme, o sea por conocerme de vista) soy uno de los jefes de la Plataforma Stop Desahucios porque:

Hablé por un megáfono (cuando llevo hablando siglos por esos aparatos sin ser jefe de nada en amplios periodos de tiempo).

Y porque llevaba una camiseta verde con el logo STOP DESAHUCIOS, según demuestran las fotos 2 y 3 (que estoy deseando ver en colores, porque  ese día y en ese acto, como puedo demostrar con un video en el que hablo megáfono en mano, no llevaba puesta esa camiseta (que honro pero que no tengo).

Resumiendo: Yo le acuso de ser en Zamora la cabeza visible de un PP represor, que encima fuerza la máquina para involucrar en presuntos delitos o como se diga, a personas que le preocupan políticamente.

Dios guarde a usted muchos años.

PD: El acto estaba convocado por la PAH y la Unión de Campesinos, de un día para otro, al conocer ellos (que llevaban el asunto de Ramón Álvarez, el campesino amenazado de desahucio de su granja y vivienda, constituyentes de su modo de vida) el día anterior que fracasa la negociación para resolver socialmente el problema, y ante esa premura de tiempo, para buscar nuevas formulas y presionar, no tuvieron tiempo humano de comunicar tal concentración.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress