Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 4 de septiembre de 2017
DENUNCIAS

Castillo sin baños: uno ya no tiene servicio, el otro está inservible

Castillo sin baños: uno ya no tiene servicio, el otro está inservible

[Img #14770]Texto y fotos: Manuel Herrero Alonso

Contándose por días, ya por semanas, sin funcionamiento lleva el servicio público del castillo. El costoso caseto, hasta caro para algunos, se instaló, allá recién abierta al público la restaurada fortaleza, para cubrir las necesidades de los visitantes. Con la señal de libre encendida y, tras presionar el pulsador, se abre la puerta y, con un tiempo limitado, que así lo hace saber, permite hacer uso de la instalación. Suministra papel en una cantidad adecuada y no lo escatima si se le pide repetir. Introduciendo las manos en una abertura para lavado, entre el agua pulverizada, suelta un chorrito de jabón, para facilitar la labor de limpieza. Después de los segundos de agua de aclarado, llega el aire de secado durante unos instantes. Todo en su interior, apto para personas con movilidad reducida, es antivandálico, lo que permite que el mal uso de algunos, no lo paguen los que vengan posteriormente, estando siempre disponible, salvo como es el caso, no interese resolver el problema del sistema de apertura de la puerta.

El fin de semana, la afluencia de público que visita el castillo es mayor que a diario. Algunos forasteros, divisando el caseto, que bien claro deja saber lo que es, se aproximan, incluso buscando una moneda, sin saber que su utilización, como la visita a la fortaleza, carece de coste. Peo para su sorpresa, y mientras leen, apremiados por otras circunstancias, las indicaciones en castellano o inglés, pulsan y vuelven a pulsar, para darse cuenta de que aquello, que tanto necesitaban, no puede ser usado.

El remedio, pues aguantarse, o aliviarse en la misma puerta, como han tenido que hacer muchos, a juzgar por ciertos olores de la zona. Podría haber alternativa. No lejos, al costado de la casa de los Gigantes, junto al arco de piedra con hiedra, está el servicio portátil, que fue instalado simultáneamente junto con otros por distintos puntos de la ciudad.  Difícil de encontrar. Cierto que las características de la zona obligan a situarlo en algún lugar discreto, lo que no quita para que en algún punto concurrido se informe de dónde encontrar el excusado.
De localizarlo, de nada habrá servido, porque una vez abierta la puerta, solo servirá para que la cierren de inmediato, tras comprobar el estado en que se encuentra. Es evidente que se hace un uso inapropiado, pero también es cierto que el mantenimiento no se realiza, que menos que a diario.

El lunes, y a primera hora, después de un esforzado trabajo, el baño portátil del Castillo y el resto de la capital cambiaba el aspecto en su totalidad. Limpias las pintadas y la suciedad, propia e impropia, volvía el papel secamanos, olía a limpio y habían repuesto hasta el escobillo, que alguien se había llevado. Pero llegando el martes, nuevamente ya faltaba el papel del toallero, y la suciedad empezaba apoderarse del caseto. El miércoles la cosa empeoraba. Los días siguen pasando. Es de esperar que, de nuevo, el fin de semana, el aspecto que encuentren los turistas, no será demasiado bueno, será la táctica municipal de mandarlos…

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress