Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 7 de septiembre de 2017
UNIVERSIDAD

Más de 200 alumnos se han matriculado en el nuevo grado de la UNED: Criminología

La magistrada Esther González y el forense Antonio González imparten la primera lección sobre este interesante y multidisciplinar grado, en una rueda de prensa

[Img #14841]Más de 200 alumnos se han matriculado ya, cuando aún no se ha cerrado el plazo, en 1º y 2º de Criminología, nuevo grado que estrena el Centro de la UNED de Zamora en este curso 2017-2018, que ampliará a un tercero en el 2018-2019, hasta cerrar los cuatro cursos en 2019-2020.  Esther González, magistrada de la Audiencia y profesora de la UNED, y el forense Antonio González, tras la introducción realizada por Juan Andrés Blanco, director del Centro de Zamora, ofrecieron una rueda de prensa para informar sobre Criminología, en un escenario excepcional, preparado por los funcionarios de la UNED. En principio, la jueza zamorana quiso aclarar que la Criminología no es la Criminalística: “Son grados diferentes, si bien la Criminología no es Criminalística, también lo es, pero es mucho más cosas. La Criminología es el estudio de la criminalidad desde el punto de vista de la persona que comete los delitos, desde el punto de vista de las circunstancias en las que se comenten los delitos y desde el punto de vista también desde el estudio de la víctima y sus circunstancias. Por eso el grado de Criminología no es que esté asignado a una sola facultad, pues se estudian asignaturas relativas a Derecho Penal, Psicología, también a idiomas, sobre todo el inglés, porque la mayor parte de su desarrollo ha sido en los países anglosajones, por lo que hay que leer en las fuentes originales, y las ciencias, porque la Criminalística y las pruebas y su estudio tiene que ver con la Química, el desarrollo del genoma humano, las pruebas de ADN, etc. De hecho, hay asignaturas relacionadas con el Derecho Penal, pero también con la Psicología, Sociología, ciencias e inglés”.

Este año solo se implantaré 1º y 2º. Esther González explicó las razones: “Este grado de Criminología, al tener tantas asignaturas que están contenidas en otros grados, permite la posibilidad de convalidación. Por ejemplo, una persona que ha hecho Derecho puede convalidar asignaturas que aprobó en esa carrera para evitar volverlas a estudiar en Criminología y estudiar las asignaturas que no tienen nada que ver con el Derecho, como las de Sociología, Psicología, Ciencias e Inglés. Por eso se implantan dos cursos a la vez, porque si no fuera así, un alumno podría convalidar casi todas las de 1º. Esto permite la posibilidad de que en un curso puedas acabar dos”.

La magistrada también abordó, además de las asignaturas teóricas, las prácticas: “Existen dos posibilidades en nuestra universidad, la presencial y la de on line o virtual, como se hace en los máster de Escuela de Práctica Jurídica o de Acceso a la Abogacía u otros másteres controlados por los equipos de la UNED central”.

La magistrada formuló una pregunta fundamental, tras el exordio: ¿Para qué sirve Criminología? Su respuesta fue la que sigue: “Para muchas cosas y tiene muchas salidas, la mayor parte de ellas, tiene que ver con estudios en la universidad, porque se trata de estudiar la criminalidad y por qué se producen los delitos; también tiene que ver con la política criminal que en cada momento se debe de hacer para prevenir, por un lado, y castigar, por otra. Aplicar las medidas más adecuadas, penales o no, necesarias para evitarlo. Desde ese punto de vista, hay grupos de trabajo que desempeñan su labor en centros penitenciarios, en todos; también en los centros penales juveniles y en otros que no son de carácter penal, porque ayudan a evitar nuevos delitos o la reincidencia”.

Valoró el profesorado que impartirá asignaturas de este nuevo grado: “Contamos con profesionales extraordinarios de todos los ámbitos en los que se mueve el grado; contamos con tutores muy experimentados en Derecho Penal y que trabajan en la práctica, moviéndose en estos ámbitos, y con abogados de extraordinario prestigio, que son tutores nuestros de hace tiempo, que asumen parte de las asignaturas de Derecho, y lo mismo ocurre con Sociología y Psicología. Además también tenemos la colaboración de todos los profesionales que trabajan en los juzgados de Zamora, como en la Fiscalía y en la Audiencia y la Clínica Forense y los que trabajan en los centros penitenciarios y el juez de Vigilancia Penitenciaria para la realización de seminarios”. De ahí, que acompañara a Esther González, el jefe del Instituto Forense de Zamora, Antonio González, un experimentadísimo médico forense que hace 33 años que ejerce su profesión. Según la magistrada, “una parte de la Criminología sí tiene que ver con la Ciencia Forense, por lo que su participación en esta rueda de prensa es muy importante”.

Antonio González, forense, comentó que la parte que el representa es “la más espectacular, más práctica, los CSI, los forenses, las que se ve en los telediarios cuando ocurre un delito muy importante. También tenemos una función inspiradora de la Criminología, porque una parte importante y significativa compete a los aspectos psiquiátricos del delincuente, al delincuente enfermo, que es competencia plena de la Medicina Forense”.

Insistió en que “tenemos una parte más teórica, la del estudio del hombre enfermo que delinque y sus causas y sus consecuencias, las formas de paliarlo o evitarlo, porque el más desgraciado de los delincuentes es el que sufre una psicosis, de los que hay miles de ejemplos, todos ellos muy trágicos, porque, aunque son muy pocos los enfermos mentales que realmente cometen delitos, cuando los hacen son espectaculares. Todos estos pacientes son los más desgraciados del sistema, porque, por un lado son enfermos, y, por otro, delincuentes”.

La parte más espectacular es la Criminalística: “Engloba multitud de ciencias, en realidad en lo más multidisciplinario que podemos pensar, porque va desde la Medicina hasta las ciencias más diversas como la Química, la Biología, no hay ninguna rama de las ciencias experimentales que no tenga algo que decir en el crimen. Este es el campo más práctico. Algo básico para que los juristas puedan estableces sus medidas, penales o no, que haya qué hacer, para que las conozcan con todo detalle, todas las circunstancias y motivaciones de los delitos. La parte médica es muy importante porque estudia desde las lesiones hasta las causas diversas de las muertes, las formas de morir y el estudio de la identidad del delincuente y su búsqueda. La genética forense, el ADN que ha sido la gran revolución, que he tenido la suerte de haber vivido, que se ha producido en los últimos 30 años. Cuando yo comencé a trabajar no disponía de este medio y la identificación del delincuente o de la persona fallecida era casi imposible de resolver y hoy tenemos un arma infalible, aunque tienen también sus problemas, si se manejan mal. La seriedad se ha impuesto y ha habido un cambio radical en la investigación. Tema muy complejo desde el punto de vista médico y del matemático, porque hay que explicar a juristas en qué se fundamenta esta técnica. A veces es hablarle en chino. También hay otras técnicas como la Química, la Toxicología, con los venenos y el alcohol”.

 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress