Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 7 de septiembre de 2017
RES PÚBLICA

Zamora: la Subdelegación del Gobierno manipula un informe policial

Paco Molina

[Img #14856]Como dice Confucio Molina “Tener buena fe puede llevarte a creer cosas increíbles”.

Y así me ocurrió; cosa que cuento por ser de interés general.

Recibí un escrito firmado por el Subdelegado del Gobierno de España en Zamora.

Se trata de la comunicación de una multa de 300 € salvo que demuestre mi inocencia.

Tal documento empieza así:

“Vista la denuncia formulada por la Comisaría de Zamora, acuerdo (dice el Subdelegado que es quien firma el texto) iniciar un procedimiento sancionador con arreglo a los siguientes extremos:

A continuación bajo el epígrafe de HECHOS, se dice que la PAH (plataforma de afectados por la hipoteca) convocó una concentración ante la delegación de Hacienda que no comunicó a la autoridad competente siendo por tanto ilegal.

Que yo usé un megáfono para dirigirme a los 50 concentrados, y que llevaba una camiseta verde, con el logo de “STOP DESAHUCIOS” como se puede ver en las fotos 2 y 3.

Acabando el texto, aún dentro del apartado de “hechos”, que insisto, firma el Subdelegado así:

“Con su actitud de dirección a los presentes actuando como portavoz de STOP DESAHUCIOS, se han aportado pruebas indiciarias plenamente probadas, que inciden en su responsabilidad como promotor y/o organizador de la concentración no comunicada”.

Dado que el que Paco Molina en Zamora hable por un megáfono no es noticia de nada y menos de que sea dirigente (promotor y organizador) de algo; dado que en las fotografías 2 y 3 que demostrarían que iba de verde STOP DESAHUCIOS, no sólo no se me ve de verde si no que ni siquiera aparezco donde dice el informe policial, me dediqué a combatir el motivo de la multa, argumentando lo dicho, y añadiendo que las organizaciones convocantes eran dos, que lo hicieron de un día para otro ante la gravedad que tomó el caso del campesino (Ramón Álvarez de Toro que perdería su medio de vida, finca y vivienda) y que por eso no pudieron avisar con el tiempo suficiente.

Dentro de mi buena fe, también me defendí diciendo que el acto, encima no molestó a nadie al ser en las escalinatas de Hacienda y no interrumpir nada como corrobora la conducta de los vigilantes privados de la entidad que en ningún momento reclamaron ayuda ni necesitaron emplear la fuerza.

Así las cosas, y guiado por mi buena fe, fui a ver las fotos citadas (consultando el expediente de la sanción) y al ver que yo tenía razón me fui satisfecho, aunque allí había otro documento que creí exacto al mío en lo que a mi competía (los denunciados podríamos ser 6).

Pero por esas cosas raras de la vida, yo tenía ese documento en mi móvil pues me lo ha había enviado otro de los afectados que si había hecho copia. Y para ver cómo se trataba el caso de mis compas (de batalla, no de la PAH organización a la que admiro pero no pertenezco) decidí leerlo.

Se lo cuento, y díganme ustedes como juzgan el asunto y si no ha habido manipulación y por tanto estamos ante algo preocupante.

Se trata de un oficio que remite la Comisaría de Zamora a la Subdelegación del Gobierno, y que dice:

“Remitiendo ACTA-DENUNCIA: Pasandose a narrar a continuación lo que vio un agente o inspector, que fue a la concentración porque según él no se había comunicado en tiempo y forma.

Contando el agente a quienes identificó en la concentración (sin pedir la documentación); diciendo de mi lo que ya les conté, que hable con un megáfono y que llevaba una camiseta verde de STOP DESAHUCIOS según las fotos 2 y 3.

Que un policía me identifique en Zamora me honra porque nos llevamos bien, y que se equivocara en el color de mi camiseta (que era negra) poniendo como ejemplo de su aseveración unas fotos que aseveran lo contrario entra dentro del qué hacer profesional de cualquiera (¿Quién no se ha equivocado en su trabajo alguna vez?).

Pero ahora viene lo gordo (y lo que denuncio públicamente): Resulta que el policía tras identificarnos (a los 6 entre los más de 50 que según él estábamos) no opina nada, ni denuncia nada,  ni saca ninguna conclusión; dice que estábamos allí y basta.

Y sin embargo, repasemos, el Subdelegado firma un escrito en que dice (o insinúa torticeramente) que la denuncia de la Comisaría era que de todos los hechos se deducía que:

“Se han aportado pruebas indiciarias plenamente probadas, que inciden en su responsabilidad (la mía) como promotor y/o organizador de la concentración no comunicada”.

Es decir en la Subdelegación (¿por orden de quien?) se ha añadido una conclusión al ACTA-DENUNCIA de la Policía que esta no hacía.

Pero encima, a este acto alevoso en sí, se acumula una negligencia (¿interesada?) al no mirar en la Subdelegación, las fotos en las que presuntamente se demuestra que llevo una camiseta que no sólo no llevaba si no que lo demuestran las fotos, sino que encima estaba en otra parte de las escalinatas de Hacienda.

El embajador del Gobierno de España en Zamora (PP) ¿va por libre?

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress