Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 14 de septiembre de 2017
DESMONTANDO LA TESTA

Teoría de Conjuntos

Fernando Martos

[Img #15041]Antes de que pasemos a furias electorales que no me extrañaría el sopetón de que las adelantasen, recordemos lo útil que fueron la teoría de conjuntos para comprender la complejidad de las cosas. Las uniones y las intersecciones nos permitieron descubrir elementos de A en B, de B en C, y así hasta el infinito de Boole. Es decir, que todos estábamos dentro de U. Y es que, aunque nos empeñemos en buscar en la historia constitucional o no si somos patria o aflicción, hacia dónde va el mundo es hacia la diversidad fruto de la intersección de los mestizajes: hacia la U llena de elementos de “A” “B” “C”…que en función de sus cualidades pueden formar parte de uno u otro diagrama de Venn.

Pero al haber “A” también hay un “No A”. El “No A” se construye de mil maneras. Posicionándose en 1714, que es un error histórico porque las libertades que se perdieron en Cataluña nada tenían que ver con Kunta Kinte sino con unos privilegios administrativos. O a un lado y otro del Ebro que es un error orográfico pues las identidades no crecen en los ecosistemas. Las identidades étnicas, culturales ya no se dan en estado puro en el planeta, acaso quedan las políticas, pero entonces “No A” no son otros paisanos sino otro modelo político. Y si estamos por decidir otro modelo político podíamos pensar en el elemento común inclusivo de la solidaridad para dibujar un nuevo diagrama de Venn y dentro de él unirnos los federalistas (los que nos duele haber perdido 16.000 millones en servicios sociales porque el que babea defendiendo la Constitución cambió el artículo 135 saltándose a la “torera” la misma Constitución. A la torera cada decisión democrática, no dando curso a leyes que se aprueban en el Parlamento y llevándolas a un conjunto vacío que apesta a corrupción).

Hechos los grupos, no olvidemos que se hacen desde arriba, hay que correr para no quedarse fuera de alguno de ellos no vayamos a vernos perjudicados socialmente por no estar con la mayoría que si ganan, y desde arriba, van a cambiar nuestra situación de desigualdad frente al otro de fuera. Olvidamos que las desigualdades son con el de dentro. Pero lo que se cambia desde arriba no sirve. Se quejaba hace poco un compañero en la prensa de que el gobierno de Guarido no hubiese servido para hacer política de izquierdas por su renuncia a la remunicipalización. Que desde arriba no se hayan cambiado las cosas. Y ese no es el problema. Cuando uno renuncia al respaldo social, acaba negociando todo y luego afirmando que no ha podido hacer más. Lo de siempre. Aunque hubiese hecho las mejores reformas, de nada hubiesen servido para la causa que nos compete que es la de una sociedad distinta y responsable de sus decisiones. El error es no aprovechar la oportunidad para crear un conjunto universal y sólo estar motivado en crear conjuntos disjuntos que nos mantienen en la derrota.

Lo malo es que no queda tiempo. El mundo en el que creemos vivir ya no existe. Y aquí puede cuajar una primavera o un tsunami. Se necesita una alternativa organizada. La suma de muchos conjuntos. El infinito de Boole.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress