Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 2 de octubre de 2017
DENUNCIAS

Se necesitan clientes, razón: mercado de abastos

No hay más remedio para atraer compradores que la remodelación pendiente

[Img #15371]Texto y fotos: Manuel Herrero Alonso

Mal mes. El verano tampoco ha sido gran cosa. Nada bueno, septiembre ya se sabe... siempre ha sido así. Pero este fue peor que el año anterior. Así, diciendo que mal está la cosa, se pasan lustros, décadas ya. Unos aguantarán los pocos años que les quedan para jubilarse; otros esperan una alternativa. Todos decaen, viendo pasillos vacíos en el mercado de abastos. Una situación condicionada por los tiempos, a la que no se puso (se podía haber intentado) remedio a tiempo para que la realidad no fuera tan dramática, como lo es ahora.
Antes se despachaba, ahora se atiende.

La simple necesidad de abastecer de alimentos la cumplía, y cumple, el mercado, ofreciendo productos de la tierra, frescos y de calidad. El “hacer la plaza” de toda la vida se ha sustituido por hacer la compra, que no es lo mismo. Nuevo modelo, que ofrecen otros establecimientos cercanos al domicilio, en un espacio climatizado, donde se puede llenar cómodamente un carrito de productos, sin perder el tiempo esperando y cargarlos al momento en el coche, que está no muy lejos. Y, hasta llegado el momento, que lo lleven a casa.

Otros consumidores siguen fieles al mercado. Son personas que han cumplido suficientes años como para saber perfectamente lo que quieren, conocen el producto que desean adquirir, rechazan y no se dejan embaucar por otros reclamos, porque anteponen la calidad a cualquier otra cuestión. Confían en el vendedor y se llevan a su mesa productos frescos, no desean cambios en su forma de comprar, justo lo que les ofrecen en  el mercado de abastos.

Pendiente está de una reforma, que, a buen seguro, mejorará el aspecto externo y las condiciones internas, que tanta falta hace, proporcionándole más luz, que tanto ayuda a vender, aclimatando la sala y eliminando las barreras de las entradas que aun las conservan y mejorando los apaños para suprimirlas de las otras, entre otras cosas.

Pero que no afronta lo más importante: atraer clientela para que los puestos existentes puedan sobrevivir e, incluso, que se abrieran, tendría que rebajarse las condiciones municipales, nuevos espacios, cerrados. 
Soluciones, ni cobrando por ello, nadie las aporta:pudiera ser abrir el espacio a establecimientos hosteleros, para que desarrollen su actividad allí, con aulas de cocina para aficionados, permitir otros puestos distintos a los exclusivos de alimentación o ubicar una escuela de comercio para la formación específica del alumnado, proporcionándole conocimientos y experiencia, que les servirán para desarrollar la profesión en cualquier establecimiento de la provincia. 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress