Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 18 de octubre de 2017
DENUNCIAS

Aceras: Mal, las de Cardenal Cisneros, las de las calles adyacentes también.

Al Ayuntamiento sí le correspondería el arreglo de las aceras que son del municipio

[Img #15692]Manuel Herrero Alonso: texto y fotografías

               

                Están de auténtica pena, las aceras de Cardenal Cisneros. Salvo puntuales parcheos, sin un arreglo, ni siquiera de algún pequeño tramo, desde su colocación. Adoquines hundidos, otros levantados, por efecto en parte de las raíces se los árboles, convierten el tránsito a pié, en una odisea, pudiéndose solo ir de paso, que no de paseo. En reiteradas ocasiones, parece que nunca las suficientes, el equipo de gobierno, se ha puesto en contacto con el ministerio titular de la vía, para que proceda a su reparación. En un digno alarde, ha pedido al gobierno de Madrid, permiso para reparar, con cargo al ayuntamiento, cierto trozo, bastante necesitado de ser  arreglado.

                Así es, a pesar de estar en Zamora, la administración local debe pedir permiso a la central, por aquello de que la  vía es  competencia del gobierno central, que obviamente debería hacerse cargo del mantenimiento aunque inexplicablemente lo eluda.  Burocracia, que impide que el ayuntamiento, pueda actuar como quisiera, requiriendo autorización.

                Para actuar en otras aceras, el ayuntamiento no necesita que nadie le autorice, solo ponerse manos a la obra y en cambio no lo hace. En efecto, y con tanta  superficie de aceras en la ciudad, siempre podría entenderse que se escape algo susceptible de ser reparado. Lo censurable es, que haya quien sea capaz de ver la necesidad de arreglo, que es muy evidente, en las aceras de  la autovía, y no alcance a observar tal falta en las calles adyacentes de la misma, que tiene a la puerta de casa.

                Calles que comunican, con la autovía, llamémoslas  Villapando, Arapiles, Candelaria y que esperan su reparación, de  solo el ayuntamiento, sin la intervención de otra administración, aunque bien pudiera cofinanciarlo como en los planes de empleo. Baldosas sueltas, piezas rotas, baches, bordillos levantados o hundidos, en algunos casos por efecto de las raíces, de los árboles. Vamos como ocurre en la autovía.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress