Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 10 de noviembre de 2017
DULCINEA DEL DUERO

Reunión de pastores: oveja muerta

Beatriz Recio

[Img #16129]Sábado por la mañana, junta de vecinos, fauna silvestre en medio de la urbe. Estos acontecimientos, además de para lo obvio, que es descargar todas frustraciones propias en cabeza ajena, sirven para estudiar los verdaderos instintos humanos, en nada diferentes a cualquier animal que viva en condiciones famélicas.
Se dan y en no poca abundancia, seres carroñeros, de los de mirada torva y pico ensangrentado, egoístas en su festín, miran ávidos los despojos que minutos después van a engullir sin ningún remordimiento, puesto que tal sentimiento está solamente designado para el ser humano, especie escasa en tales circunstancias.
 Asimismo, proliferan las serpientes con lengua bífida, que esperan, con la mirada clavada, el menor descuido de su víctima para inocularle todo el veneno de sus colmillos.  Estas prefieren abuelitas, de las de toda la vida, que tienen menos reflejos y buen corazón.  
Abundan, también, machos alfa venidos a menos, que quieren demostrar su virilidad pérdida con alguna hembra despistada, que al plantarles cara se revuelven con agresividad mal controlada.
Sapos, culebras, babosas, ratas, buitres y cucarachas,  todos unidos bajo las aprendices del macho cabrío, que dos veces al mes llegan en sus escobas surcando los cielos desde Salamanca. No en vano la etimología de dicho nombre viene dada por las cuevas que existen bajo los cerros en los que se reúnen las brujas con su Majestad el Diablo. No se entienda que no aprecio una capital tan bella y llena de vida y de cultura, pero entre la diversidad que habita en tales tierras, se encuentran un par de arpías que apoyadas por un zamorano renegado, con añoranza de tiempos pretéritos,  pretenden intimidar a mis queridas ancianitas. Y eso queridos niños se arregla con un buen equipo de limpieza, un potente raticida y dos o tres frascos de amoniaco. Lo de las brujas, no lo tengo tan claro, se aceptan sugerencias…. 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Día de Zamora • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress